Paul Gachet: el médico pintor y amigo de pintores

Paul Gachet: el médico pintor y amigo de pintores

Es posible que Paul Ferdinand Gachet (1828-1909) haya pasado a la historia tan sólo porque fue el último médico de Vincent van Gogh (1853-1890) y el pintor lo retrató en junio de 1890, poco antes de quitarse la vida. Pero el Dr. Gachet fue un médico muy peculiar, amigo de artistas y artista él mismo, que sólo conoció a Van Gogh durante los dos últimos meses de vida del pintor que lo haría pasar a la historia y no sólo fue retratado por él. No hablaremos ahora del controvertido ejercicio profesional del Dr. Gachet, ni de la polémica que todavía existe sobre su verdadero papel en la muerte de Van Gogh, sino que -simplemente- se expondrá una galería de retratos.

Paul Gachet compartió sus estudios y su ejercicio profesional, como médico, con su pasión por el arte. Él mismo fue autor de un buen número de dibujos, grabados y pinturas, que firmaba con el seudónimo Paul Van Ryssel, que no se pueden calificar de excelentes pero sí merecen que, en alguna ocasión, les dediquemos nuestra atención. Y siempre le gustó cultivar la amistad de los artistas, en especial de los pintores. Su amigo Ambroise Détrez, que luego sería profesor de Bellas Artes en Valenciennes, le retrató cuando todavía era estudiante de Medicina.

Ambroise Détrez (1811-1863). Retrato del doctor Paul Gachet cuando era estudiante (c.1850-1852) Óleo sobre lienzo. 58 x 48,5 cm. Musée des Beaux-Arts. Valenciennes

Ambroise Détrez (1811-1863). Retrato del doctor Paul Gachet cuando era estudiante (c.1850-1852)
Óleo sobre lienzo. 58 x 48,5 cm.
Musée des Beaux-Arts. Valenciennes

.

Tendría Gachet entonces veinticuatro o veinticinco años de edad. En el retrato vemos a un joven delgado, de tez pálida y rostro alargado. El pelo es rubio oscuro, rojizo, y ligeramente ondulado. Los ojos claros y algo caídos. La nariz prominente, discretamente aguileña. Los labios dibujan una boca acorazonada y sobre el superior aparece un fino bigote con las puntas elevadas. La barbilla puntiaguda, casi prognata.

Diez años después, en torno a 1860, Armand Désiré Gautier (1825-1894) le pintó en el cuadro que vemos a continuación (del que lamento no haber podido conseguir una imagen de mayor calidad) en el que un Gachet elegantemente vestido se ha dejado crecer el pelo y las patillas, a la moda de la época, y lleva ya perilla; aunque todavía no es la que veremos en los retratos de épocas posteriores.

Armand D. Gautier (1825-1894). Le Docteur Paul Gachet (c.1859-1861)

Armand D. Gautier (1825-1894). Le Docteur Paul Gachet (c.1859-1861)

.

Charles Lucien Léandre (1862-1934) se hizo especialmente famoso por sus caricaturas, como ésta que nos muestra a Gachet fumando en pipa, más alopécico de lo que en realidad era; pero perfectamente reflejados, por los demás, los rasgos característicos que vemos en los otros cuadros de esta época, cuando el médico ya rondaba los sesenta años de edad.

Charles Léandre (1862-1934). Paul Ferdinand Gachet (c.1887)

Charles Léandre (1862-1934). Paul Ferdinand Gachet (c.1887)

.

Fumando en pipa, también, en un grabado menos conocido que sus dos famosos cuadros, lo retrató Vincent van Gogh en mayo de 1890, cuando acababan de conocerse en Auvers-sur-Oise. El grabado fue realizado por el artista holandés en el taller propiedad de Gachet.

Vincent Van Gogh (1853-1890). El Dr. Gachet fumando en pipa Grabado realizado el 25 de mayo de 1890 Rijksmuseum Kröller-Müller. Otterlo. Holanda

Vincent Van Gogh (1853-1890). El Dr. Gachet fumando en pipa
Grabado realizado el 25 de mayo de 1890
Rijksmuseum Kröller-Müller. Otterlo. Holanda

.

Pero, sin duda, el Dr. Gachet ha pasado a la historia por los dos cuadros que pintó “el loco del pelo rojo” un mes antes de quitarse la vida. Mucho habría que hablar de estos cuadros y de la especial relación médico-enfermo que mantuvieron el pintor y su modelo. Quizás pueda hacerlo más adelante.

Vincent van Gogh (1853-1890). Retrato del doctor Gachet (1890). Primera versión. Colección particular

Vincent van Gogh (1853-1890). Retrato del doctor Gachet (1890). Primera versión. Colección particular

.

De momento, dejo un enlace a la página del Museo de Orsay, donde se encuentra la segunda versión del retrato, y donde se habla de la relación que existió entre Vincent van Gogh y Paul Gachet. La página es muy buena; aunque habría que matizar algunas de las afirmaciones que en ella se expresan.

Vincent van Gogh (1853-1890). El doctor Paul Gachet (1890). Museo de Orsay, París

Vincent van Gogh (1853-1890). El doctor Paul Gachet (1890). Museo de Orsay, París

.

Otro retrato, uno de mis preferidos, es el que pintó Norbert Goeneutte (1854-1894) recién llegado a Auvers, en 1891, un año después de la muerte de Van Gogh, el año en que el Dr. Gachet cumplía los 69 de edad. El ya anciano médico (que todavía viviría dieciocho años más) aparece de perfil, leyendo un libro apoyado en un atril. Sobre la mesa se puede ver una tetera, una lupa enorme, otro libro y encima sus lentes. Sin duda tenía ya problemas de visión pero, coqueto, no se pone las gafas para retratarse. La misma coquetería que le llevaría -según parece- a teñirse el pelo, como lo hacía aquel rey Pedro III de Aragón de quien habla mi amigo Antonio Castillo en su blog tagarete. Porque, desde siempre, la coquetería ha sido cosa de hombres… 😉

Norbert Goeneutte (1854-1894). El doctor Paul Gachet (1891) Óleo sobre madera. 35 x 27 cm. Musée de Orsay. París

Norbert Goeneutte (1854-1894). El doctor Paul Gachet (1891)
Óleo sobre madera. 35 x 27 cm.
Musée de Orsay. París

.

Y aún nos queda un retrato más, el que pintó el hijo del Dr. Gachet, Louis-Paul Gachet (1873-1962), que no sólo llevaba el apellido real de su padre, sino que firmaba sus obras con el seudónimo Louis van Ryssel, igual que el Dr. Gachet, también pintor, lo hacía con el de Paul van Ryssel. En el cuadro, pintado con acuarelas y lápices de colores en 1903, cuando nuestro médico amigo de artistas rondaba los setenta y cinco años de edad. Vemos al Dr. Gachet escribiendo -al parecer en un momento de reflexión- con la pluma ligeramente levantada sobre el papel, en la mano derecha, mientras que apoya la izquierda encima de una calavera. Al fondo, bajo la fecha de realización del cuadro en números romanos, sólo se ve una pequeña escultura que representa una figura humana, que tanto podía valer al médico como al pintor; aunque Paul Ferdinand Gachet, como pintor, no destacó especialmente en el dibujo de la figura humana, puesto que la mayoría de sus obras fueron paisajes o bodegones. Y cuando pinta personas, sus imágenes aparecen difuminadas, sin una clara forma anatómica. Pero es el rostro del viejo doctor el que más me llama la atención. Sigue siendo el mismo que retrató Van Gogh trece años antes, con sus ojos claros y caídos, su nariz aguileña y esa perilla y ese bigote tan característicos, pelirrojos (seguramente teñidos) como el cabello, igual que lo pintó Van Gogh. Incluso lleva una gorra, que no sabemos si era la misma que llevaba en los retratos del holandés. Una gorra que según leo, se encuentra en el Museo de Orsay.

Louis van Ryssel (1873-1962). Portrait du docteur Gachet écrivant (1903) Acuarela y lápices de colores. 64 x 48,5 cm. (C) RMN (Musée d'Orsay / Jean Gilles Berizzi)

Louis van Ryssel (1873-1962). Portrait du docteur Gachet écrivant (1903)
Acuarela y lápices de colores. 64 x 48,5 cm.
(C) RMN (Musée d’Orsay / Jean Gilles Berizzi)

.

Anuncios

Amarillo Van Gogh: ¿por decisión del pintor o por motivos médicos?

Amarillo Van Gogh: ¿por decisión del pintor o por motivos médicos?

En un reciente número de la revista Noticias Médicas mi admirado Dr. Pedro Gargantilla trata sobre las posibles razones por las que el color amarillo dominó la paleta de Vincent van Gogh, hasta el punto de que algunos nos atrevamos a hablar del “amarillo Van Gogh”. Como no parece posible encontrar este artículo en Internet me permito copiarlo, citando la referencia[1], y añado las pinturas que el Dr. Gargantilla menciona:

La decisión de Van Gogh de emplear nuevos colores brillantes en sus lienzos es considerado un hito en la historia del arte. El artista holandés eligió deliberadamente colores para manifestar sus estados de ánimo y sus emociones. Entre los años 1886 y 1890 el color amarillo dominó su paleta cromática. Esto se puede observar, por ejemplo, en “La noche estrellada“…

Vincent van Gogh (1853-1890). La noche estrellada (1889). Museo de Arte Moderno (MOMA). Nueva York

Vincent van Gogh (1853-1890). La noche estrellada (1889). Museo de Arte Moderno (MOMA). Nueva York

_

…”Terraza de café por la noche“…

Vincent van Gogh (1853-1890). Terraza de café por la noche (1888).  Museo Kröller-Müller, Otterlo, Holanda

Vincent van Gogh (1853-1890). Terraza de café por la noche (1888). Museo Kröller-Müller, Otterlo, Holanda

_

…”Los girasoles“…

Vincent van Gogh (1853-1890). Una de las pinturas de la serie

Vincent van Gogh (1853-1890). Una de las pinturas de la serie “Los girasoles” (1888-1889), repartidos por distintos museos.

_

… o “Campo de trigo con segador y sol“.

Vincent van Gogh (1853-1890). Campo de trigo con segador a la salida del sol (1889). Museo Van Gogh, Amsterdam

Vincent van Gogh (1853-1890). Campo de trigo con segador a la salida del sol (1889). Museo Van Gogh, Amsterdam

_

Ahora bien, -continúa Gargantilla– ¿por qué este color y no otro? ¿Fue una elección propia del pintor holandés o respondió a algún tipo de alteración médica? Se han propuesto dos posibles explicaciones médicas: la intoxicación crónica por absenta y la intoxicación por digital.

En cuanto a la intoxicación crónica por absenta, sabemos que era el licor por excelencia en los entornos bohemios que frecuentaba el artista y que contiene tujona, un aceite químicamente relacionado con el alcanfor, cuyo consumo mantenido y elevado puede provocar visión en halos de colores. Sin embargo se ha calculado que habría que consumir 192 litros de absenta para producir este efecto, una cantidad muy elevada.

La otra posibilidad es que los halos amarillos fuesen las xantopsias que produce la intoxicación crónica por digital. Sabemos que esta sustancia formaba parte del tratamiento de la epilepsia y de las enfermedades mentales en el siglo XIX, puesto que se le atribuía un efecto antiepiléptico y sedante. Analizando las epístolas del artista a su hermano Theo hemos podido saber que la digital fue un tratamiento que le prescribió de forma regular el doctor Paul-Ferdinand Gachet. Es más, en el retrato que realizó a su médico en 1890, en el que aparece sujetándose la cabeza con su brazo derecho, hay un ramillete de Digitalis purpurea o dedalera sobre la mesa, la planta a partir de la cual se extrae la digital.

Hasta aquí el artículo del Dr. Gargantilla en Noticias Médicas: con el retrato del Dr. Gachet, única imagen que vemos en la revista.

Vincent van Gogh (1853-1890). Retrato del doctor Gachet (1890). Primera versión. Colección particular

Vincent van Gogh (1853-1890). Retrato del doctor Gachet (1890). Primera versión. Colección particular

Cabe añadir que existe otro retrato del Dr. Gachet pintado por Van Gogh en la misma época, que se encuentra en el Museo de Orsay, en París, en el que también aparece la planta de digital.

Vincent van Gogh (1853-1890). El doctor Paul Gachet (1890). Museo de Orsay, París

Vincent van Gogh (1853-1890). El doctor Paul Gachet (1890). Museo de Orsay, París

Según nos explica Gargantilla, no es posible que la absenta fuera responsable de esa predilección por el amarillo que tenía Van Gogh. Pero no se puede descartar su influencia en la compleja patología del pintor, como sugería Vallejo-Nájera[2]. Y Francisco José Soto Febrer escribe[3]:

No podemos decir que la absenta sea la causa de la enfermedad del pintor, pero sí que contribuyó a empeorarla, y a perjudicar bastante su salud física, porque sí que podemos atribuirle muchos de los síntomas puramente orgánicos, tales como vértigos, dolores abdominales, vómitos, temblores, e incluso las alucinaciones visuales.

Edgar_Germain_Hilaire_Degas_012 La absenta 1876 Orsay

Edgar Degas (1834-1917). “En un café”, también llamado “La absenta” (1873). Musée d’Orsay

Finalmente, dado que Paul Gachet sólo asistió a Van Gogh durante sus últimos meses de vida, nos preguntamos si otros de los muchos médicos que le atendieron anteriormente -entre ellos el doctor Félix Rey– usaron también la digital en sus tratamientos. Habrá que investigarlo…

Vincent van Gogh (1853-1890). Retrato del doctor Félix Rey (1889). Museo Pushkin, Moscú.

Vincent van Gogh (1853-1890). Retrato del doctor Félix Rey (1889). Museo Pushkin, Moscú.

_

Referencias bibliográficas

[1] Gargantilla, P. (2015): “El Doctor Gachet”. Noticias Médicas; 4.000: 15.

[2] Vallejo-Nágera, J.A. (1979): Locos egregios. 7ª ed. Madrid, Dossat: 261-287.

[3] Soto Febrer, F.J. (2013): La patología de Van Gogh. En: Romero Coloma, A.M. y Soto Febrer, F.J.: El mundo de Van Gogh a través de su pintura y su enfermedad. Chiclana de la Frontera (Cádiz), Presea: 96.

Van Gogh: la enfermedad mental y el saturnismo

Van Gogh: la enfermedad mental y el saturnismo

La víspera de Nochebuena -dice Vallejo-Nágera cuando inicia el capítulo sobre Van Gogh de su Locos Egregios– no parece el momento más acertado para llevar regalos a un prostíbulo. Por ello, en la de 1888 debió sorprender a la portera que “ese pintor tan raro que vive en la casa amarilla” trajese un pequeño regalo [para una de las señoritas que atendía en el local], cuya reacción [la de la atenta señorita] no fue solo de sorpresa al encontrarse dentro del envoltorio ensangrentado un fragmento de la oreja izquierda de Vincent, que con ese propósito se acababa de seccionar.

Era el resultado de lo que había acontecido no mucho tiempo antes. La noche anterior -como solían hacer con frecuencia- Van Gogh y su amigo Gauguin pasaban el rato en el prostíbulo. Van Gogh, que no podía pagar a modelos profesionales, le ofreció a una de las señoritas que les entretenía hacerle un retrato… pero entre risas -según la narración del ya citado Vallejo-Nágera-[1] ella le contestó que sería mejor aguinaldo una de sus orejas. Así que, la noche siguiente, después de perseguir con la navaja en la mano a su amigo Gauguin por las calles de Arlés -quizás para cortarle a él la oreja ¿quién sabe?- se cortó la suya y se la obsequió como regalo navideño a la joven meretriz… No es extraño que los psiquiatras hayan tenido a Van Gogh con elevada frecuencia como motivo de estudio. Por ello, en su libro, Vallejo-Nágera escribe:

Gran parte de su obra se realizó entre crisis de enajenación mental. Es uno de los pocos grandes pintores cuya biografía resulta tan interesante como sus cuadros, no por las aventuras, pues casi carece de ellas, sino por la rica vida interior que supo volcar en las 821 cartas que se conservan, la mayoría dirigidas a su hermano Theo. El cariño y abnegación de este hermano entrañable, ilimitado en su generosidad hacia el pintor genial, extraño y desvalido, es un monumento a la bondad humana, tan hermosa como cualquiera como cualquiera de los cuadros de Vincent.

Por la originalidad absoluta de su modo de hacer, se pensó en la enfermedad mental como trampolín para saltar hacia ese “mundo nuevo y distinto”, en una reencarnación del mito de la fecundación del genio por la locura. Lógicamente, su “caso” fascinó a los psiquiatras. Sobre nadie se ha escrito tanto intentando perfilar un diagnóstico retrospectivo. Si tuviésemos duda sobre la limitación de nuestra ciencia, bastaría Van Gogh para demostrarla.

En un […] trabajo de revisión de estudios psiquiátricos sobre Vincent van Gogh, su autor clasifica los diagnósticos porcentualmente; tanta es la discordancia de criterios. Siendo, sin duda, un enfermo mental grave, muy grave, resultó tan independiente en el terreno de la patología como en el Arte.

Sin embargo, el pintor holandés no solo constituye el paradigma del genio profusamente estudiado por los psiquiatras. En las que hemos podido revisar, entre sus múltiples patografías, encontramos diagnósticos tan dispares como: porfiria aguda intermitente, intoxicación por absenta, enfermedad de Ménière o intoxicación por digitalina, entre otros. Quizás las enfermedades más convincentemente argumentadas hayan sido la epilepsia temporal (la misma que le diagnosticaron algunos de los médicos que le atendieron en vida, como el Dr. Peyron o el Dr. Rey) y la psicosis maníaco-depresiva.

Van Gogh Dr. Rey 1889

El doctor Felix Rey, retratado por Van Gogh en 1889. Museo Pushkin, Moscú

Pero también se ha hablado del posible saturnismo de Van Gogh. Esta hipótesis ha incrementado sus posibilidades tras los informes de los restauradores preocupados por el importante deterioro que están sufriendo las pinturas del holandés, sobre todo sus amarillos -que tanto le gustaban y que contienen plomo en gran cantidad- como el cromato de plomo, también llamado amarillo de plomo; que manipulaba continuamente y sin la menor precaución. Aunque antes de que empezaran a publicarse esos informes, Francisco Javier González Luque y Luis Montejo González, ya habían tratado sobre el posible saturnismo del pintor en diversas publicaciones y con gran amplotud en su libro: Vincent van Gogh poseído por el color y la luz.[2]

1887 Autorretrato con sombrero de paja

Van Gogh. Autorretrato con sombrero de paja (1887)

En síntesis, González Luque y Montejo González, explican que sobre un fondo de factores hereditarios (ciertos antecedentes familiares de enfermedad mental, especialmente su querido hermano Theo), ambientales (nutrición inadecuada, exposición excesiva al sol) y patológicos (enfermedades venéreas, tabaquismo, intoxicación por absenta o digitalina) -los cuales serían factores coadyuvantes- habría actuado una intoxicación crónica por plomo, que habría sido la causante última de sus síntomas somáticos (estomatitis, anemia, dolores abdominales, paresia motora de la mano) y psiquiátricos (irritabilidad, epilepsia, delirios, alucinaciones y estados crepusculares, trastornos del sueño, depresión y ulterior suicidio). El origen de esta intoxicación estaría en la ingestión repetida de pigmentos ricos en plomo, como el carbonato y, sobre todo, el cromato de plomo que Van Gogh usaba con profusión en sus característicos amarillos.

Una interesante biografía en vídeo de Van Gogh se inicia con el siguiente…

Referencias bibliográficas

[1] Vallejo-Nágera, J.A. (1979): Locos egregios. 7ª ed. Madrid, Dossat: 261-287.

[2] González Luque, F.J. y Montejo González, A.L. (1997): Vincent van Gogh, poseído por el color y la luz. Salamanca, Laboratorios Juste.

Enlaces de interés:

Sobre el tema de esta entrada se ha ocupado con acierto -como es habitual en él- el Doctor Santiago Stucchi Portocarrero en su blog Psiquiatría Histórica.

González Luque, F.J. y Montejo González, A.L. (1997): “Implicación del saturnismo en la psicopatología de Vincent van Gogh“. Actas Luso Esp Neurol Psiquiatr Cien Afines;25(5):309-326.

González Luque, F.J. y Montejo González, A.L. (2004): Vincent van Gogh y los colores tóxicos de Saturno. Relato autobiográfico de un envenenamiento por plomo. Salamanca.

González Luque, F.J. (2012): “Las crisis de Vincent van Gogh y el enigma de Saturno“. Portales Médicos.

Saturnismo: etimología y algunos datos de interés histórico y clínico

El epónimo “saturnismo” nos hace pensar inmediatamente en el dios Saturno de los romanos, ese que la iconografía representa devorando a sus propios hijos para que no le arrebataran el poder… como en este cuadro que Rubens pintó por encargo de Felipe IV.

Rubens_saturn

Pedro Pablo Rubens. Saturno devorando a un hijo (1636-1637).
Museo del Prado, Madrid

Mal padre fue este Saturno (si es que se le puede llamar padre), capaz de comerse a sus propios hijos por puro egoísmo, para evitar que un día pudieran quitarle su reino. Menos mal que su esposa Ops -ella sí era una buena madre- consiguió ocultar a Júpiter, Neptuno y Plutón, hasta que el primero de ellos venció a su padre para convertirse en dios supremo. Aunque -todo hay que decirlo- puede que conmovido por la generosidad de su hijo Júpiter (que le permitió vivir, al contrario de lo que él había hecho con su propio padre), Saturno se estableció en la antigua Roma, por invitación de Jano, creando -según la mitología romana- una sociedad desprovista de delincuencia, pobreza, guerras, injusticias y servidumbre… nada menos.

Más terrorífico todavía que el de Rubens es el Saturno que Goya pintó para su Quinta del Sordo, entre 1819 y 1823.

Francisco_de_Goya,_Saturno_devorando_a_su_hijo_(1819-1823)

Francisco de Goya. Saturno devorando a su hijo (1819-1823)
Museo del Prado, Madrid

Pero ¿cómo llegó a identificarse a este dios, devorador de sus propios hijos, con el plomo? En Internet se encuentran las respuestas más variopintas. Algunas manifiestamente erróneas. como las que atribuyen el epónimo a las saturnales romanas (que algunos llegan a confundir con las bacanales), aduciendo que en esas fiestas se cometían todo tipo de excesos, entre ellos el abuso del vino, vino que estaba contenido en ánforas cuyo interior se recubría de plomo para hacerlas estancas.

1280px-THOMAS_COUTURE_-_Los_Romanos_de_la_Decadencia_(Museo_de_Orsay,_1847._Óleo_sobre_lienzo,_472_x_772_cm)

Thomas Couture. Los romanos de la decadencia (1847)
Museo de Orsay, París

En 1965, Gilfillan publicó sendos artículos, en The Mankind Quarterly y en el Journal of Occupational and Environmental Medicine titulados, respectivamente, “Roman Culture and Dysgenic Lead Poisoning” y “Lead poisoning and the fall of Rome”, atribuyendo la caída de Roma al envenenamiento por plomo de sus clases dirigentes por culpa, precisamente, del abuso del vino contenido en vasijas plomadas. Esta teoría dio y sigue dando lugar a numerosas controversias. Lógicamente, fueron varios los factores que influyeron en la caída del Imperio Romano, entre ellos la relajación de las costumbres; pero cuesta creer que la intoxicación por plomo fuera la principal responsable, incluso si se tiene en cuenta que los romanos fabricaron sus conducciones de agua con plomo; el cual, por tanto, no solo era un contaminante de los recipientes que contenían el vino.

Sin embargo, volviendo a la posible etimología del saturnismo, la respuesta más acertada -en mi opinión- es la que dice que fueron los alquimistas medievales -alquimia, astrología y medicina andaban de la mano por entonces- quienes le dieron ese nombre asociando un metal pesado, como el plomo, al planeta Saturno, cuya órbita era la más lenta que conocían.

Saturno

El planeta Saturno y su símbolo en la alquimia

Respecto a la clínica del saturnismo, aunque el plomo fuera conocido y usado por el hombre en las más diversas culturas y desde tiempos remotos, se dice que fue Hipócrates (460-377 a.C.) el primero en describir los síntomas de la intoxicación por dicho metal.

Hippocrates_pushkin02

Busto romano del siglo II (copia de otro giego anterior)
que representa a Hipócrates de Cos, “el padre de la Medicina”

Según Lessler, Hipócrates hablaba de dolor cólico, falta de apetito, palidez, pérdida de peso, fatiga, irritabilidad y espasmos nerviosos, los mismos síntomas que seguirían enumerándose muchos siglos después; cuando el francés Louis Tanquerel des Planches (1810-1862) -considerado tradicionalmente como el primer médico que estudió en profundidad los efectos del plomo sobre la salud- publicó en 1834 su Ensayo sobre la parálisis de plomo o saturnina (Tesis Doctoral, leída en la Facultad de Medicina de París), y luego La encefalopatía saturnina, en 1838, y el Tratado de las enfermedades del plomo o saturninas, en 1839.

Tanquerel des Plainches Traité

Portada del Tratado de las Enfermedades del Plomo o Saturninas,
de Louis Tanquerel des Planches (1839)

Aunque no estaría de más revisar, por ejemplo, la obra de Vicente Mitjavila publicada en 1791, De los daños que causan en al cuerpo humano las preparaciones de plomo… o la Disertación médica del cólico de Madrid… publicada en 1796 por Ignacio María Ruiz de Luzuriaga. En esta última, hablando sobre los síntomas de la enfermedad, el gran higienista español menciona una primera fase de astenia, estreñimiento y dolores abdominales cólicos, seguida en un tiempo variable por una fase de “perlesía” caracterizada por artralgias, temblor de manos y debilidad de los miembros con parálisis de la mano (la llamada “mano gafa” o caída, por afectación del nervio radial o parálisis de la pierna (por afectación del nervio perineal). Y además: ceguera, vértigo, acúfenos y sordera.

hqdefault

Mano “gafa” o caída, por afectación del nervio radial
en un paciente con saturnismo

Actualmente, los efectos sobre la salud de la intoxicación crónica por el plomo en adultos se pueden enumerar así:

Sobre la sangre:

  • Anemia
  • Elevación de la protoporfirina eritrocitaria

Sobre el sistema nervioso:

  • Neuropatía periférica
  • Fatiga
  • Irritabilidad
  • Dificultad para la concentración
  • Pérdida de audición
  • Convulsiones
  • Encefalopatía

Sobre el sistema gastrointestinal:

  • Náuseas
  • Dispepsia
  • Estreñimiento
  • Dolor cólico
  • Línea gingival (Ribete de Burton)

Sobre la reproducción:

  • Esperma anormal
  • Disminución en el número y movilidad de los espermatozoides
  • Abortos / Mortinatos

Sobre el sistema renal:

  • Hipertensión arterial
  • Nefropatía crónica

Otros:

  • Artralgia / Mialgia
  • Gota saturnina

Para nuestro estudio descartamos las alteraciones diagnosticadas mediante analísis clínicos porque no se conocían entonces. Descartaríamos también los efectos sobre el aparato reproductor, porque Caravaggio y Van Gogh no tuvieron hijos conocidos. Sin embargo Goya tuvo ocho; aunque siete de ellos (Antonio, Eusebio, Vicente -un prematuro-, María del Pilar, Francisco de Paula, Hermenegilda y Francisco Javier) murieron siendo muy niños. Solo sobrevivió el último, Javier Goya y Bayeu, nacido el 4 de diciembre de 1784, que fue el heredero del pintor. No he hallado constancia de cuantos abortos pudo sufrir Josefa Bayeu. Pero comprobamos que gran parte de los otros síntomas de saturnismo se pueden encontrar, en algún momento, en las patografías de Caravaggio, Goya y Van Gogh. Sobre todo en las de estos dos últimos, al disponer de más documentación. La palidez, propia de la anemia, los cólicos abdominales, el estreñimiento, la fatiga, la irritabilidad, las parálisis concecutivas a las neuropatías periféricas, los dolores musculares y articulares, la pérdida de audición, las convulsiones, la encefalopatía… Curiosamente, el famoso Ribete de Burton, una coloración violácea o negruzca situada sobre las encías, a nivel del cuello de los dientes, no parece ser tan común como siempre se ha dicho y, a veces, puede denotar una mala higiene bucal más que otra cosa.

2v129n15-13111722fig01

Ribete de Burton en un varón de 28 años
diagnosticado de saturnismo

Para el diagnóstico de una enfermedad profesional son necesarios tres requisitos:

  1. Historia laboral de exposición al agente causal de la enfermedad.
  2. Historia clínica del trabajador expuesto compatible con dicha enfermedad.
  3. Pruebas complementarias.

En el caso del saturnismo, las pruebas complementarias fundamentales para el diagnóstico son análisis clínicos específicos sobre los que no vamos a tratar aquí, porque no existían en la época que abarca este estudio. Tampoco se hablará del tratamiento actual ni de las medidas de prevención. Respecto al pronóstico cabe señalar que, al contrario que en los niños, en quienes frecuentemente es muy grave, en los adultos la mayoría de los síntomas son reversibles cuando se evita la exposición al plomo. No obstante, la encefalopatía saturnina puede llegar a ser mortal en el 25% de los afectados y puede dejar secuelas neurológicas hasta en el 40%. En los niños, la afectación neurológica permanente puede afectar al 70-80% de los que sufren encefalitis.

Como curiosidad, en relación con el tratamiento del saturnismo, les diré que en un artículo firmado por el Dr. William Stokes en 1833, en el London Medical and Surgical Journal -muy interesante, por otra parte- en cuanto a la fisiopatología y la clínica del cólico de los pintores- recomienda el uso de inyecciones de tabaco y purgantes drásticos, como el aceite de ricino y el aceite obtenido de un árbol tropical asiático, el Croton tiglium, más unas gotas de tintura de opio. Para la utilización terapéutica del tabaco en el cólico de los pintores cita como referencia al Dr. Graves (si más datos). Probablemente, por la fecha de publicación, y sabiendo que Stokes era irlandés, se refiere a la gran figura de la medicina irlandesa de la época, el Dr. Robert James Graves (1796-1853). En cambio, no especifica nombres cuando habla de los purgantes y la tintura de opio, sino que se refiere genéricamente a los médicos del Hospital de La Charité, de París. El autor de este artículo sobre el saturnismo o cólico de los pintores parece que no puede ser otro más que William Stokes (1804-1878) conocido en Historia de la Medicina por sus aportaciones al conocimiento de las enfermedades cardiorespiratorias, y autor de uno de los primeros tratados sobre el uso del estetoscopio que inventara Laënnec.

William Stokes

William Stokes (1804-1878)

Para finalizar esta entrada solo añadiré que las principales vías de entrada de los contaminantes químicos en el organismo humano son tres: respiratoria, digestiva y dérmica. Normalmente, en patología laboral, la más importante es la vía respiratoria; pero el caso de los pintores es una excepción, porque -por diversos motivos- para ellos la principal vía de entrada es la digestiva. La vía dérmica solo tiene interés cuando existen heridas o erosiones en la piel.

Dicho esto, podemos pasar ya a hablar de los tres pintores en los que se centra este estudio: Caravaggio, Goya y Van Gogh.

Por estricto orden cronológico, empezaremos por Caravaggio… pero eso será ya en la próxima entrada.

[Continuará]

Saturnismo: la enfermedad de los pintores (Introducción)

Saturnismo: la enfermedad de los pintores (Introducción)

El saturnismo, intoxicación crónica por el plomo, cólico de los pintores, plumbismo o plombismo -que de todas estas formas se le llama- es un problema de salud pública y también una enfermedad profesional que aparece como tal en la Lista de Enfermedades Profesionales de la Organización Internacional del Trabajo (revisada en 2010), en la Recomendación 2003/670/CE, de 19 de septiembre de 2003 y, por supuesto, en la vigente legislación española, concretamente en el Real Decreto 1299/2006, de 10 de noviembre, por el que se aprueba el cuadro de enfermedades profesionales en el sistema de la Seguridad Social y se establecen criterios para su notificación y registro. Últimamente ha disminuido su incidencia en los países desarrollados gracias a las medidas preventivas adoptadas por las autoridades, tanto en el ámbito laboral como en el de la salud pública; aunque todavía hay lugares donde continúa siendo un grave problema de salud, que afecta sobre todo a los niños porque son más susceptibles de padecer la enfermedad. Pero, en 1817, Mateo Orfila (1787-1853), el padre de la Toxicología, llegó a decir:

Si juzgásemos el interés que algún asunto médico despierta por el número de escritos que ha merecido, no tendríamos más que considerar a la intoxicación por el plomo como el más importante de todos aquellos que han sido tratados hasta hoy.

ii_a_202

Mateo Orfila (1787-1853)

Y ¿por qué estudiamos el saturnismo en los pintores? La respuesta es obvia, porque hasta el siglo XX -prácticamente- un buen número de los colores que usaban en sus obras estaban fabricados con compuestos de plomo. Baste citar, por ejemplo, al carbonato de plomo, el albayalde, también conocido como blanco de plomo, que permitía los efectos de transparencia que vemos en el luminoso vestido de la condesa de Chinchón, retratada por Goya en el año 1800.

P077767A01NF2008 003

La condesa de Chinchón, retratada por Goya en 1800. Museo del Prado

El albayalde se usaba con frecuencia, además, para la preparación de los lienzos, especialmente para la imprimación, la capa de pintura sobre la que se aplica el color; y hasta el último tercio del siglo pasado, por ser barato y fácil de obtener, se utilizó para pintar las paredes de las casas, con el consiguiente riesgo de intoxicación para sus habitantes. Otro color de uso muy común desde el Barroco era el amarillo de Nápoles (antimoniato de plomo). El Cesto con frutas de Caravaggio, una de las primeras naturalezas muertas de la pintura occidental, se recorta sobre un fondo amarillo de Nápoles.

Caravaggio-Canasta-con-frutas

Cesto con frutas pintado por Caravaggio (c. 1596). Pinacoteca Ambrosiana. Milán

Y Van Gogh… ¡Con lo que le gustaba a Van Gogh el amarillo, que hasta pintó de ese color la casa en la que vivió en Arlés!

Vincent_van_Gogh_-_The_yellow_house_(`The_street')_-_Google_Art_Project

La casa amarilla (1888). Museo Van Gogh. Amsterdam

Aunque buscando un amarillo fulgurante, el “loco del pelo rojo” mezclaba el amarillo de Nápoles con todo lo que se le ocurría, a menudo con compuestos de bario o azufre, sin saber que, con el tiempo, sus amados amarillos se irían transformando en marrones, creando -a su vez- un importante problema para los restauradores… No se puede dejar de mencionar un compuesto aún más tóxico que los anteriores, el minio o rojo Saturno (tetróxido de plomo). Se dice que el nombre “minio” proviene del río Miño, en cuyas márgenes se obtenía de modo natural, y de él deriva la palabra “miniatura” porque se utilizó para iluminar códices y manuscritos medievales, como el Códice de Fernando I y Doña Sancha, en el que el minio da los tonos rojo-anaranjados del fondo.

B_Facundus_209

Ilustración del “Beato de Fernando I y Doña Sancha”.
Biblioteca Nacional de Madrid

Hasta que se prohibió, a finales de los pasados años setenta, el minio se usaba como antioxidante para proteger superficies expuestas a la interperie. Otros compuestos usados en pintura con un alto contenido en plomo son el litargirio (óxido de plomo), cuya presentación más frecuente -aunque no única- es como amarillo, y el extracto de Saturno (acetato de plomo, fundamentalmente), un blanco que ha tenido usos muy curiosos -por cierto- más allá de la pintura, incluso como remedio universal en la medicina del siglo XVIII.

Ya se han mencionado los tres protagonistas de nuestro estudio: Michelangelo Merisi da Caravaggio (1571-1610), Francisco de Goya y Lucientes (1746-1828) y Vincent Willem van Gogh (1853-1890). ¿Por qué ellos tres y no otros? Si los compuestos de plomo se usaban de modo habitual en la pintura, habría otros muchos artistas afectados, seguramente.

Bernardino Ramazzini

Bernardino Ramazzini. “Padre de la Medicina del Trabajo”

Tanto es así que el italiano Bernardino Ramazzini (1633-1714), ese señor empelucado que acabamos de ver, pero que no dudó en ensuciar sus elegantes vestiduras doctorales entrando en los talleres para estudiar las duras condiciones de trabajo de la mayoría de los oficios y profesiones de su época, en el que sería su libro principal, De morbis artificum diatriba, el Tratado de las enfermedades de los trabajadores (que vio la luz en Módena, en 1700 y volvió a editarse ampliado en vida del autor, en Padua, el año 1713), describía la clinica del que llamamos cólico saturnino, o cólico de los pintores, atribuyéndolo con acierto a los minerales (plomo o mercurio) presentes en los colorantes, con un ejemplo tomado de los escritos de Jean-François Fernel (1497-1558), el médico de Enrique II de Francia, y mencionando a otros famosos pintores que también podrían haber sufrido de saturnismo, como Rafael o “Il Correggio“:

También los pintores se ven aquejados de muy diversas afecciones, como temblor en las articulaciones, caquexia, ennegrecimiento de los dientes, decoloración del rostro, melancolía y pérdida del olfato, sucediendo muy rara vez que los pintores que suelen plasmar las imágenes de los demás con más elegancia y más colorido de lo que se da en la realidad, tengan ellos, por su parte, buen color y buen semblante. Yo de mí sé decir que cuantos pintores he conocido en ésta y otras ciudades, a casi todos los he encontrado enfermizos y, si se repasa la historia de la pintura se echará de ver que los pintores rara vez llegan a edad avanzada especialmente los más sobresalientes. Sabemos que Rafael de Urbino, pintor celebérrimo, fue arrebatado del mundo de los vivos en la flor de la juventud, siendo su prematura muerte cantada por Baltasar de Castiglione en una elegante elegía. Podría ciertamente echarse la culpa a la vida sedentaria y a su carácter melancólico, teniendo como tienen siempre en su mente -apartados casi de todo trato con los demás hombres- entretenida en sus fantásticas ideas; pero existe, latente, otra causa de mayor importancia como es la materia de los colores que tienen constantemente entre sus manos y bajo sus mismas narices: por ejemplo, el minio, el cinabrio, la cerusa, el aceite de nuez y el de linaza, productos todos ellos utilizados para templar los colores, así como otros muchos pigmentos extraídos de diversos minerales. Por ello en sus estudios se percibe un olor nauseabundo bastante pesado que expiden el barniz y los aceites mencionados, olor muy nocivo para la cabeza y al que tal vez hay que atribuir la atrofia del olfato. Por su parte los pintores, al trabajar suelen llevar puestos unos blusones sucios y pintarrajeados, por lo que no pueden menos que inhalar por la boca y la nariz efluvios nocivos que arrastrándose hasta la sede de los espíritus animales y deslizándose, por las vías respiratorias, hasta las moradas de la sangre, acaban por perturbar la economía de las funciones naturales y excitar las afecciones recordadas más arriba.

Todo el mundo sabe que el cinabrio está emparentado con el mercurio, que la cerusa es un preparado a base de plomo, el bronce verde a base de cobre y el color ultramarino a base de plata (al ser los colores minerales más persistentes que los vegetales, son más solicitados) y que casi toda la materia colorante, se toma del reino mineral, derivándose de tal motivo grandes daños. Por eso los pintores, aunque no tan gravemente, son víctimas necesariamente de las mismas enfermedades que los demás metalúrgicos.

Sobre este paricular, Fernel nos cuenta la historia asaz curiosa de un pintor de Anjou que, a principio, fue víctima de temblores en los dedos y en las manos y, después, de convulsiones, llegando también el brazo a verse arrastrado al acuerdo con dedos y manos; iguales conmociones le sobrevinieron después en los pies y, finalmente comenzó a ser atormentado con un dolor tan agudo en el estómago y en ambos hipocondrios que no encontraba alivio ni en lavativas, ni en fomentos, ni en baños, ni en ningún tipo de remedios. Cuando le sobrevenía el dolor, lo único que le aliviviaba era el que tres o cuatro hombres se apoyaran con todo su peso sobre su estómago, con lo que al ser comprimido su abdomen, los dolores se hacían menos violentos; por fin, después de haber sufrido tanto durante tres años, murió completamente consumido. Nos dice el autor que médicos muy afamados fueron llamados a consulta para tratar de descubrir la verdadera y auténtica causa de tan grave enfermedad, tanto antes como después de la autopsia, no apareciendo nada anormal en las vísceras. Al leer esta historia me quedé maravillado ante la ingenua confesión de Fernel (como suele ser la de los grandes hombres, según nos dice Celso): “Ninguno dábamos en el blanco y, como suele decirse, todos andábamos totalmente descaminados”, dice el autor. Añade, sin embargo, que, dado que aquel pintor tenía la costumbre no solo de limpiar el pincel con los dedos, sino imprudente e incauto, incluso de chuparlo, es muy probable que desde los dedos de las manos u por contigüidad de las partes el cinabrio hubiera pasado al cerebro y a todo el sistema nervioso; una vez admitido por la boca, “habría inficionado el estómago y los intestinos con alguna propiedad inexplicable y maligna que sería la causa de tantos dolores”.

Ahora bien, la causa del semblante caquéctico y descolorido de los pintores, así como de los sentimientos melancólicos de los que con tanta frecuencia son víctimas, no habría que buscarla más que en la índole nociva de los colorantes. Cuentan que el corregiense Antonio de Allegris (llamado “el Corregio” por el nombre de su patria) llegaba en su melancolía a tal aturdimiento que no reconocía ni la dignidad y el valor de su persona ni las de sus propias obras, hasta el punto de que los justos honorarios cobrados por sus cuadros los devolvía a los compradores de los mismos, como si se hubiesen equivocado al pagar un elevado importe por unas pinturas que hoy no tienen precio.

Comoquiera que los pintores se han de ver aquejados por aquellas enfermedades enumeradas o por otras indisposiciones corrientes, deberán ser cuidadosos con una dedicación particular, de modo que, al lado de los remedios comunes, se empleen los remedios particulares referentes a los daños contraídos a causa de los minerales, de los que bastante hemos hablado más arriba y que no vamos a repetir para no cansar a los lectores.

De morbis artificum diatriba

“De Morbis Artificum Diatriba”
Portada de la primera edición del libro de Ramazzini

Julio Montes Santiago, uno de los autores que más ha estudiado el saturnismo en los pintores, en una reciente publicación suya en Progress in Brain Research, apunta entre los pintores que probablemente sufrieron saturnismo a Miguel Ángel, Caravaggio, Rubens, Goya, Fortuny, Van Gogh, Renoir, Dufy, Klee, Kahlo y Portinari. Yo he seleccionado solamente a tres de ellos por su fama indiscutible (aunque otros hay que no les van muy a la zaga); por ser muy representativos de sus respectivos momentos históricos, entre los siglos XVII y XIX, especialmente afectados por el saturnismo; porque dispongo de suficiente documentación sobre ellos; y por no hacer el tema más extenso de lo debido. Pero antes de centrarnos en los casos de Caravaggio, Goya y Van Gogh me parece necesario, aunque sea brevemente, exponer o aclarar algunos aspectos de la enfermedad, como la etimología de su nombre o sus manifestaciones clínicas, sin entrar en otras cuestiones como las pruebas de laboratorio, fundamentales para el diagnóstico de certeza, el tratamiento actual o la prevención del saturnismo.

[Continuará]