De brevitate vitae

Pudiera parecer -yo mismo lo he pensado- que en plena canícula, cuando quien tiene la fortuna de poder hacerlo disfruta la alegría de unas merecidas vacaciones, quizás no sea la época más adecuada para tratar sobre la muerte. Pero ¿acaso algún momento de la vida es ajeno a la muerte? Sin haberlo planificado previamente, en las últimas entradas de este blog se ha hablado sobre la terrible epidemia de enfermedad por el virus del Ébola que actualmente nos preocupa a todos y sobre la muerte de Bichat, el joven médico francés de importancia trascendental en la Historia de la Medicina que entregó su vida a su profesión. Las dos próximas (y éstas si estaban previstas) se referirán al centenario de la Primera Guerra Mundial, de cuyas lamentables consecuencias la humanidad no ha aprendido… y dudo que aprenda nunca. Y, por si todo ello no fuera bastante, en un solo día he perdido antes de tiempo a un compañero de Colegio, amigo desde la infancia, y a un compañero de trabajo.

Sin poder ni querer evitarlo, estos días he tenido en mente el título de una obra de Séneca, la que da título también a esta entrada, en la que el mismo filósofo cordobés menciona como fuente al padre de la Medicina, el gran Hipócrates: Vita brevis, ars longa…. Mientras, mi música ha sido el Réquiem en Do menor de Luigi Cherubini y la imagen que continuamente venía a mi mente la pintó Juan de Valdés Leal.

In_ictu_oculi

Juan Valdés Leal (1622-1690). “In ictu oculi”. Hospital de la Caridad. Sevilla

*

Para quien pueda interesarle saber más sobre las obras citadas de Séneca, Cherubini o Valdés Leal, dejo a continuación algunos enlaces de interés. Por mi parte, sólo he querido rendir homenaje a todos los que han muerto, y en especial a Antonio y Diego que ya no están.

Enlaces de interés

  • Sobre la obra de Séneca, la magnífica traducción y estudio de Francisco Socas Gavilán. Una publicación de la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía:

Séneca: Sobre la brevedad de la vida

  • Sobre Cherubini y su obra:

Blog Clásico

  • Sobre “In Ictu Oculi“, de Valdés Leal, encontramos interesantes referencias en dos blogs:

Arquivolta

Sit Tibi Terra Levis

  • Mucho tiene que ver el cuadro de Valdés Leal con la peste que mató a casi la mitad de la población de Sevilla y arruinó prácticamente a la ciudad más rica de España, en 1649. Por eso, me ha parecido conveniente incluir también el siguiente artículo de Carlos Azcoytia (2010):

Historia de la epidemia de peste que sufrió la ciudad de Sevilla (España) en 1649

 

Ahora me entero que se llama así: “Mná na hÉireann”

De vez en cuando me apetece regalarme el placer de no hacer nada “útil”, y vagar… Vagar por Internet, al menos, sin rumbo determinado. A eso me dedicaba esta noche cuando me encontré en YouTube, mientras ponía música de fondo a mi vagancia, con una melodía que no escuchaba hace tiempo…

Mike Oldfield incluyó en su álbum de música celta Voyager, publicado en 1996, la que yo pensaba que era su particular versión de una melodía tradicional irlandesa, como su propio título indica: “Women of Ireland“. Pero la curiosidad me puede y leo que “Women of Ireland” es una canción que en irlandés se llama “Mná na hÉireann“, basada en el texto de un poeta del siglo XVIII, Peadar Ó Doirnín, al que puso música el gran compositor irlandés del siglo XX, Seán Ó Riada.

Y así, escuchando distintas versiones de esta canción, aparece de pronto una cantante francesa que no conocía, Nolwenn Leroy

nolwenn-leroy-au-festival-interceltique-les-contacts-sont-pris

…Y yo me quedo escuchándola porque me parece que esta canción se hizo para su voz.

Amigo Rafa, espero tu experta opinión. 🙂

Una justificación… y el tema principal de “Cinema Paradiso” para compensar

Hay épocas del año en las que me gustaría que los días tuviesen, al menos, el doble de horas. Pido perdón a los queridos amigos de este blog no por el excesivo tiempo que pasa sin que yo publique nada, sino por lo que tardo en responder a sus amables comentarios y, sobre todo, por tener desatendidas sus publicaciones.

La falta de tiempo me ha convencido, además, que no es conveniente diversificarme tanto… hasta el punto de tener abiertos cuatro blogs en WordPress. Al fin y al cabo, éste ya nació influido por el espíritu letamendiano: diverso y disperso como quien lo escribe. Por ello he decidido mantener sólo La Medicina en el Arte, a modo de colección particular, y cerrar los otros dos, cuyos contenidos (mi obsesión por las gafas -que forman parte de mi anatomía desde la infancia- y la música que me gusta, sin que tenga que haber relación alguna con la medicina) pasarán a formar parte de este blog en forma de entradas cortas, con alguna imagen y algún video o poco más… Entradas que me servirán para relajarme… que también es necesario ¿verdad?

cinema-cinema-paradiso-big

Ésta es una de esas entradas relajantes, con música… música de cine. La música de Ennio Morricone para Cinema Paradiso.

¡Magistral Morricone! Estupenda -en mi opinión- la interpretación de la orquesta bajo su dirección. Y las imágenes de Venecia… Pero no me resisto a insertar esta otra versión -más intimista- que me encanta, interpretada por Yo-Yo Ma al violonchelo y Chris Botti a la trompeta.

 

Gary Cooper y el tabaco

Gary_Cooper

Gary Cooper (1901-1961)

El 7 de mayo de 1901 nació Gary Cooper, uno de los más grandes actores de Hollywood. Y murió demasiado pronto, pocos días después de haber cumplido 60 años, por culpa de su inveterada adicción al tabaco. En su disculpa diré que, en su época, él no podía ser consciente de los daños que causa el tabaco. Hoy no hay disculpa.

 

 

El “estudio anatómico” de Ole Fick

El “estudio anatómico” de Ole Fick

Perdón por interrumpir el hilo del dicurso sobre el saturnismo en los pintores que estoy publicando. Volveré a ello pronto. Pero uno es esencialmente disperso y hay algo que acabo de encontrar y quiero compartir aquí sin más demora. Creía yo que eso de “tener la cabeza cuadrada” no era más que una frase hecha. Y resulta que no, que los “cabezas cuadradas” existen 😉 como nos demuestra el artista danés Ole Fick en este sorprendente “estudio anatómico“.

Ole Fick Anatomic Study

Me quedo meditando sobre el asunto, como el señor del cuadro, y para no abandonar la idiosincrasia escandinava, lo haré escuchando una de las composiciones de Niels Wilhelm Gade, compatriota del pintor; aunque los interpretes de sus “Ecos del Océano” sean, en esta ocasión, los jóvenes componentes de una orquesta alemana.

Empieza el Nuevo Año… Un día de descanso y a continuar con lo nuestro, que el mundo sigue girando.

Empieza el Nuevo Año… Un día de descanso y a continuar con lo nuestro, que el mundo sigue girando.

Llámenme antiguo… si quieren, hasta pueden llamarme carroza. Pero siguiendo la tradición desde mi ya lejana infancia, el año comienza para mí descansando tranquilamente en casa, acompañado por los sones de la Filarmónica de Viena. Puede decirse que el redoble de tambor que da inicio a la Marcha Radetzky marca el auténtico principio de mi Nuevo Año.

Este año 2014, en el Concierto de Año Nuevo, la Orquesta ha vuelto a ser dirigida por Daniel Barenboim, que está haciendo lo posible por superar a mi admirado Georges Prêtre (quien en 2010, con 85 años de edad, fue el director del Concierto). Me ha gustado el detalle de Barenboim al dedicarse durante la emblemática Marcha Radetzky más que a dirigir las palmas del público, como es tradicional, a saludar personalmente a los verdaderos artífices de este acto: los músicos.

Igualmente, yo quisiera saludar así a quienes son lo más importante para este blog: ustedes. “Siguiendo a Letamendi” no existiría sin ustedes. Nunca lo escribiría para mí solo.

¡FELIZ AÑO NUEVO, AMIGOS!

2013 ha muerto… ¡Viva 2014!

2013 ha muerto… ¡Viva 2014!

Permíteme que me anticipe al hecho consumado, y declare fallecido al año que se va… Son las ganas de que acabe, y la ilusión por lo nuevo, y la esperanza de que sea mejor… Y, por mucho que se empeñe el conocimiento -en forma de estudiosa dama- en querer detener al tiempo, al viejo Cronos primigenio -así los muestra en su grabado Jean-Jaques Avril– “alea iacta est“, como dijo César. Esperemos tener suerte tras cruzar nuestro particular Rubicón.

Jean-Jacques_Avril_-_The_Knowledge_stopping_time

Que el tiempo siga su curso… ¡Adiós 2013! Ya pienso en el 2014, y al nuevo año le pido -además de la tríada de siempre, salud, amor y paz (el dinero mejor ni citarlo)- que me permita seguir aprendiendo un poco más cada día, y que no me falte la curiosidad, ni la ilusión, ni la esperanza. Lo mismo pido para ti.

¡FELIZ AÑO NUEVO!

Aviso (relativamente) importante

Aviso (relativamente) importante

El año de los dos grandes bicentenarios musicales se acerca indefectiblemente a su fin, a una velocidad impropia -al menos así me lo parece- de un “viejo” como él. Y yo no quiero que acabe sin publicar dos entradas, una para cada uno de esos dos grandes compositores de quienes hemos conmemorado los doscientos años de sus respectivos nacimientos. Para ello, dejo otros temas que tengo entre manos (con la dispersión que me caracteriza) y me dedicaré a Wagner y Verdi, a su relación con España y -más o menos- con la medicina, aportando algunos datos no muy conocidos… Confío en que la Constitución y la Inmaculada me ayuden en mi propósito, con su regalo de tiempo libre.

verdi_wagner_sw

Por ahora, como aperitivo, dejo una pieza de cada uno de ellos que no puedo calificar como preferidas (porque me gustan mucho muchas) sino, simplemente, de las que escucho con más frecuencia…

Para ti, gracias por estar aquí. 🙂

¡Feliz cumpleaños, Diana Krall!

DS11 0626 Krall 0161Hoy, 16 de noviembre, cumple años una de mis cantantes actuales favoritas -si no la que más- Diana Krall. Para ella mis mejores deseos en este sábado… que disfrute toda la felicidad posible; lo mismo que tú, que estás leyendo esto ahora… 🙂

Aunque la conocí en la versión de Julio Iglesias (con un solo de saxofón memorable), me enamoré de la canción Crazy escuchándosela cantar a Patsy Cline (pulsando sobre los nombres de los artistas se accede a sus respectivas versiones); pero me fascina interpretada por el trío que forman Diana Krall, su marido Elvis Costello y el autor de la canción (la compuso en 1961), el incombustible Willie Nelson. Y es que me identifico yo con el título de esta canción… No sé por qué será.