Jacqueline du Pré y la esclerosis múltiple

Jacqueline du Pré y la esclerosis múltiple

No había cumplido cinco años de edad, cuando Jacqueline Mary du Pré se enamoró de los sonidos del violonchelo. La niña había nacido en Oxford (Inglaterra), el 26 de enero de 1945. Era hija de una profesora de piano y de un contable miembro de una antigua familia normanda que mantenía el apellido francés de sus ascendientes, y que tras trabajar varios años en la banca se hizo editor de su propia revista profesional. En cuanto inició su formación musical, Jacqueline dio muestras de unas prodigiosas dotes para la interpretación. Pronto, embelesaba al público por la pasión que transmitía en cada una de sus actuaciones. Con poco más de veinte años su nombre había alcanzado el Olimpo del violonchelo, junto a los de Pau Casals y Mstislav Rostropóvich -por ejemplo- que fueron también algunos de sus maestros. Su interpretación del Concierto para violonchelo y orquesta en mi menor, opus 85, de Sir Edward Elgar, ha quedado para siempre como un referente prácticamente insuperable. Podemos oírla y verla, en esta ocasión, dirigida por el que sería su marido: Daniel Barenboim.

(Vídeo actualizado el 1 de julio de 2015, por haberse suprimido en YouTube el anterior).

*

Si, siendo niña, se había enamorado del violonchelo hasta el punto de dedicarle su vida, la joven Jacqueline du Pré, con la misma pasión, se enamoró de Barenboim. Le conoció en 1966. El año siguiente lo abandonó todo para volar a Israel y -tras convertirse al judaísmo- casarse con él a los pocos días de que se diera por finalizada la Guerra de los Seis Días, el 15 de junio de 1967.

Jacqueline du Pré y Daniel Barenboim en una fotografía de Clive Barda (c.1972). National Portrait Gallery (UK)

Jacqueline du Pré y Daniel Barenboim en una fotografía de Clive Barda (c.1972). National Portrait Gallery (UK)

*

A Jacqueline du Pré la llamaban entonces “Smiling“, por su fácil y frecuente sonrisa.

Jacqueline du Pré, a la que llamaban

Jacqueline du Pré, a la que llamaban “Smiling”

*

Pero, en 1971, comenzó a sufrir pérdida de sensibilidad y dificultades en el movimiento de los dedos. Algo terrible para una chelista. Le diagnosticaron esclerosis múltiple.

La esclerosis múltiple es una enfermedad autoinmune que afecta al cerebro y a la médula espinal. Es más frecuente en mujeres que en hombres. No se conoce su etiología. El diagnóstico es difícil, porque puede manifestarse por múltiples y variables síntomas; pero es importante diagnosticarla lo más pronto posible, pues aunque hasta ahora no tiene cura sí contamos con tratamientos que pueden retardar el progreso de la enfermedad. Desgraciadamente, los medicamentos que hoy se utilizan para tratar la esclerosis múltiple no existían en tiempos de Jacqueline du Pré.

Nos gusta recordarla feliz, divirtiéndose con sus amigos Itzhak Perlman, Zubin Metha, y su amado Daniel Barenboim. ¡Sonriendo!

 *

Enlaces de interés:

Jacqueline du Pré

Esclerosis Múltiple España

Esclerosis Múltiple. Blog del Dr. Jesús Santiago

  1. Según mi buen amigo médico y melómano, Dr. José Manuel Brea, sin desmerecer la dirigida por Barenboim, la mejor grabación del Concierto de Elgar, interpretado por Jacqueline du Pré, fue la que realizó con Sir John Barbirolli… y yo a José Manuel le creo sin duda alguna. Para quien quiera escucharla, inserto el vídeo siguiente:

    Me gusta

    • Completamente de acuerdo contigo, Elena. También sufrió… y no sólo por la enfermedad; lo cual, al fin y al cabo, es parte de esa vida vivida intensamente.
      Muchísimas gracias por tu valiosa opinión y feliz fin de semana.

      Me gusta

  2. Hermoso video de todos divirtiéndose con la amada música, pero muy hermosa es la sonrisa de Jaqueline, la sonrisa es dicen como un Don Divino, es algo que traspasa a todo lo demás, invade unos territorios inexplicables y llega al corazón de los demás. Valiosas fotografías, preciosas. Sublime artículo, estimado Señor Doña, encantadora esta Señora, se la ve…dulce inteligencia.

    Estoy de acuerdo con la Señora Elena, al menos vivió intensamente, no muchas personas lo hacen…y como bien dice Usted, también sufrió…¿ quién está libre de no sufrir en la vida?…nadie…¿ y quien no goza plenamente de la vida?…muchos.

    Le gusta a 1 persona

    • Las recomendaciones musicales del Dr. José Manuel Brea (puede encontrar un enlace a su blog en la columna de la derecha, abajo, son siempre de agradecer.
      Muchas gracias por fijarse en el detalle también, Teresa.
      Feliz fin de semana.

      Me gusta

  3. Sin duda una enfermedad como ésa no es plato de gusto para nadie; sin duda debió sufrir mucho con ella, y más teniendo como tenía una sensibilidad exquisita y las manos como vehículo de expresión de sus emociones. La capacidad de expresarnos forma parte esencial de nuestra felicidad.

    Coincido, no obstante, con la opinión de la comentarista Elena en que lo importante es la intensidad con la que se vive, la calidad del tiempo -sea mucho o poco- que vivimos. Y esta mujer sin duda vivió intensamente.

    Besos, señor Doña!

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: