La prodigiosa curación del joven Rachmaninov

La prodigiosa curación del joven Rachmaninov

Sergei Rachmaninov (1873-1943) fue un compositor, pianista y director de orquesta ruso, considerado como uno de los músicos más influyentes del siglo XX. Como pianista, poseía unas cualidades extraordinarias, en parte debidas a sus grandes manos. Unas manos que en un artículo publicado en el British Medical Journal, en 1986, Young atribuía, más que a los casi dos metros de altura de Rachmaninov, a la posibilidad de que sufriera el síndrome de Marfan, un trastorno genético del tejido conectivo que afecta a los sistemas esquelético y cardiovascular, al igual que los ojos y la piel. Veinte años después, en 2006, Ramachandran y Aronson, discutían que lo padeciera en el Journal of the Royal Society of Medicine y proponen el diagnóstico de acromegalia. Pero no seguiremos tratando -de momento- sobre sus posibles trastornos físicos (la historia clínica de Rachmaninov da para varias publicaciones) sino sobre lo que ocurrió con motivo de su temprano fracaso como compositor.

En efecto, el estreno de su Sinfonía nº 1 en Re menor, Op. 13, el 28 de marzo de 1897, fue un clamoroso fracaso. Se culpa de ello, por una parte,  al director de la orquesta, Alexander Glazunov, que hizo cortes en la partitura y varios cambios en la orquestación; y algunos asistentes al concierto sugirieron que Glazunov parecía estar borracho (sin que esto se demostrara nunca). Pero además, al ser una obra escrita en un estilo moderno para la época, no fue del gusto de los asistentes, que la consideraron ofensiva debido al uso progresista de la forma sinfónica y no seguir el estilo académico del círculo de San Petersburgo liderado por Rimski-Kórsakov, el cual debían seguir los compositores noveles si esperaban tener alguna oportunidad en su carrera.

Lo cierto es que tras aquel humillante fracaso, el joven compositor, de 24 años de edad, quedó sumido en un grave estado depresivo, diciendo que no volvería a componer jamás; y de hecho, durante aquel año y los dos siguientes, 1898 y 1899, no compuso absolutamente nada. En enero de 1900, a instancias de sus primos, su tía y su amigo, el doctor Grauermann, acudió a la consulta del médico y psicoterapeuta Nikolai Dahl; quien, en pocos meses, le curó mediante hipnosis. Rachmaninov quedó tan bien que, en el otoño de ese año empezó a componer su maravilloso Concierto para piano y orquesta nº 2 en Do menor, Op. 18. Y tan agradecido que se lo dedicó a su médico: el doctor Dahl. Un concierto que podemos disfrutar aquí con la magnífica interpretación de la pianista ucraniana Anna Fedorova.

_

Elger Niels, que ha estudiado con detenimiento este episodio de la vida del compositor -aparte de citar la hipótesis de un nieto de Rachmaninov sugiriendo que como su abuelo era un romántico (y no sólo en lo musical) lo que le curó en realidad fue que se había enamorado de la hija de Dahl en sus diarias visitas a la casa del médico- piensa -y yo comparto su opinión- que, tanto o más que la hipnosis pudo influir en la curación de Rachmaninov el que Dahl fuera músico también, un notable violonchelista, y la pasión musical compartida por ambos durante su relación médico-enfermo bien podría haber servido de estímulo para que Rachmaninov volviera a componer.

Sergei Rachmaninov (c. 1900)

Sergei Rachmaninov (c. 1900) en la época cuando compuso su Concierto para piano nº 2

_

Años más tarde, la revolución bolchevique hizo que muchos rusos tuvieran que exiliarse del país. Rachmaninov falleció en los Estados Unidos, donde transcurrirían los últimos años de su vida, en 1947. Nikolai Dahl se marchó al Líbano (que entonces era muy diferente a hoy). Allí continuó ejerciendo su profesión y participando como músico en conciertos. Tenemos una foto suya de 1928, en Beirut, en la que se le puede ver (es el músico más mayor, con perilla blanca) a nuestra derecha de la imagen.

dahl-concerto

El doctor Nikolai Dahl como músico de una orquesta en Beirut (1928).

_

 

  1. Hola Paco,
    la interpretación al piano de Fedorova es magistral y el concierto me transportó a aquella época mientras leía tu artículo (y durante un buen rato después). Puede que la hipnosis le curara pero es más que probable (y en eso coincido contigo) que el compartir la música como afición-profesión ayudara al Dr. Dahl a quitarle su depresión. Y es que… “la música cura el alma y el espíritu”.
    Abrazos y buen fin de semana.

    Le gusta a 1 persona

    • “La música compone los ánimos descompuestos y alivia los trabajos que nacen del espíritu”. Don Miguel de Cervantes ya lo decía. ¡Genial Cervantes!
      Y respecto a Anna Fedorova, he escuchado este concierto interpretado por numerosos pianistas; pero este es su concierto (al menos así lo creo yo).
      Un musical abrazo, Francisco. Y feliz domingo.

      Le gusta a 1 persona

  2. No me cuesta nada entender que un joven -además genial y creativo- que padece depresión se haya curado con psicoterapia, más si viene de la mano de un profesional con el que empatiza y confía, con o sin hipnosis. Si a eso le añadimos el amor…
    Por cierto que los beneficios de la hipnosis se conocen desde Charcot y Freud y se sigue utilizando aún hoy día. Pero SÍ, ¡qué importante es la relación médico-paciente y qué poco se está cuidando esta fuente de salud en nuestra medicina de hoy!
    Gracias. En cuanto pueda me oigo el concierto.

    Le gusta a 1 persona

    • Completamente de acuerdo contigo, querido José Antonio, en cuanto a los beneficios terapéuticos de la hipnosis y la psicoterapia; y, especialmente, en la importancia de la relación médico- paciente que, desgraciadamente, cada vez es más difícil en la medicina actual, tecnificada y socializada, pero sin tiempo apenas ni para mirarse a los ojos y menos aún para hablar.
      Muchísimas gracias. Un abrazo musical y feliz domingo.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: