La señora Röntgen y el inicio de la radiología médica

La señora Röntgen y el inicio de la radiología médica

El 22 de diciembre de 1895, Wilhelm Conrad Röntgen (1845-1923) realizó la primera radiografía conocida de una parte del cuerpo humano. Se ven algunos metacarpianos y huesos de los dedos de una mano, incluyendo un anillo. Es la radiografía de la mano izquierda de su esposa, cuyo nombre de soltera era Anna Bertha Ludwig. Con ella se inicia la radiología médica y las técnicas de diagnóstico por la imagen, que tanto han contribuido al avance de la Medicina. Pero -según García y García, a quienes seguimos fundamentalmente en este escrito- la reacción de Anna cuando la vio, “…al igual que la de mucha gente de la época, fue una mezcla de fascinación y temor, ya que el hecho de poder distinguir todos sus huesos la hacía sentirse extrañamente cercana a la muerte.”

Radiografía de la mano de Ana Bertha Röntgen (1895)

Radiografía de la mano de Ana Bertha Röntgen (1895)

.

Anna nació en Zurich (Suiza) el 22 de abril de 1839 y murió en Munich (Alemania) el 31 de octubre de 1919, cuando contaba -por tanto- 80 años de edad, tras 47 años de matrimonio con Röntgen.

Ana Bertha Röntgen (1839-1919)

Ana Bertha Röntgen (1839-1919)

.

En la literatura científica no se suele prestar demasiada atención a la esposa de Röentgen, la que puso su mano para que se hiciera aquella primera radiografía. Pero he encontrado un artículo publicado en la Revista Chilena de Radiología por Daniela García y Cristián García, donde sí se habla de ella. Transcribo, a continuación, algunos párrafos:

“Wilhelm y Anna Roentgen contrajeron matrimonio el 7 de julio de 1872 en Apeldoor, Holanda. Se conocieron en Zurich mientras Roentgen trabajaba como ayudante de su Profesor de Física, Augustus Kundt, que fue quien lo inspiró a dedicarse a la ciencia física.
Anna era una mujer alta, delgada, muy atractiva y encantadora, hija de Johann Gottfried Ludwig, alemán […] y dueño de una pequeña hospedería o café muy popular entre los estudiantes, llamado Zum Grünen Glas, en español: ‘Hacia el pasto verde’. Una tarde de 1866, cuando Roentgen volvía de su trabajo decidió pasar a tomarse un café y allí conoció a Anna. Se dice que fue amor a primera vista.
Se comprometieron en 1869, pero el noviazgo no fue fácil. Primero, porque Anna era seis años mayor que Wilhelm, algo muy poco común en esa época y segundo porque el padre de Roentgen se oponía al tratamiento. Él tenía ambiciosos planes para su único hijo y se sintió muy decepcionado cuando Wilhelm eligió a alguien de cuna humilde como Anna.
Sus primeros años de casados fueron bastante difíciles porque el padre de Roentgen, como represalia, quitó todo apoyo financiero a la nueva familia y como ayudante Wilhelm ganaba muy poco dinero […]. Pero eran felices juntos y supieron sobrellevar las adversidades. Con el apoyo de Anna, Roentgen fue haciendo crecer su carrera como físico y académico y en 1894 fue elegido como nuevo rector de la Universidad de Würzburg.
Roentgen trabajaba largas horas en sus experimentos, tanto en la Universidad como en el laboratorio que instaló en su casa. Anna tenía gran cariño por su marido y comprendía que Wilhelm necesitaba su espacio para poder concentrarse, pero eso no evitaba que la mayoría del tiempo se sintiera sola. Es por eso que ansiaba mucho poder quedar embarazada y rodearse de hijos que la acompañaran. Pero los años pasaron, y Anna nunca pudo cumplir su sueño.
En 1887 una tragedia sacudió la familia de Anna, su único hermano falleció dejando huérfana a la pequeña Josephine Bertha Ludwig, de sólo seis años. Wilhelm y Anna decidieron adoptarla y así Anna pudo cumplir el anhelo de ser madre.”

Sobre la vida y obra de Röntgen, en cambio, disponemos de muy abundante documentación. Sobre su nacimiento y primera infancia en Lennep, un pequeño pueblo ubicado al oeste de Alemania, como hijo único de Friederich Conrad Röntgen, comerciante de tejidos y su prima de origen holandés Charlotte Constance Frowein. Sobre su traslado a Holanda, cuando tenía tres años de edad, para vivir con los familiares de su madre. Sobre su educación y los problemas que motivaron su -injusta- expulsión de uno de los centros donde estudiaba. Sobre su labor docente e investigadora. Sobre la concesión del primer Premio Nobel de Física, en 1901…

Wilhelm Conrad Röntgen (1845- 1923)

Wilhelm Conrad Röntgen (1845- 1923)

.

Mejor que intentar explicarlo de nuevo, prefiero dejar aquí los enlaces a algunos de los trabajos que me parecen más recomendables. En primer lugar, la biografía que nos ofrece el Profesor José Luis Fresquet y la página oficial de los Premios Nobel. Una buena síntesis sobre la primera radiografía de la historia la tenemos en el magnífico blog Medicina Joven, escrita por un estudiante de Medicina: Francisco Paredes. Algo más extensa, pero de agradable lectura, es la entrada sobre este mismo tema que publica el médico radiólogo colombiano Aníbal J. Morillo en su blog Palabras al viento. Sobre la concesión del primer Nobel de Física a Röntgen, en 1901, tenemos información muy valiosa en El Tamiz, el blog de Pedro Gómez-Esteban. A todos ellos se puede acceder pulsando sobre sus nombres.

Sí quisiera, antes de acabar, señalar cinco puntos que me parecen importantes:

  • Al contrario de lo que algunos han dicho, el descubrimiento de los rayos X no se debió al azar, a la casualidad. Röntgen era un investigador constante y tenaz que aplicaba el método científico. Sus investigaciones se basaban en trabajos anteriores que él fue desarrollando hasta su culminación.
  • No existe evidencia científica alguna que haga pensar, como también se ha dicho, que la muerte de su mujer o la suya propia tuviera relación con la exposición a los rayos X. Anna, a pesar de su delicada salud (sufría cólicos nefríticos de repetición) murió a la avanzada edad de 80 años, casi veinticinco después de haber expuesto su mano a la radiación. Röntgen falleció casi a la misma edad que su esposa de un cáncer intestinal. Las causas de muerte más frecuentes por sobreexposición a las radiaciones son la leucemia y el cáncer de piel. Sí es cierto que este tipo de tumores causaron la muerte de muchos de los primeros radiólogos, hasta que se empezaron adoptar medidas de radioprotección.
  • Röntgen, que no era rico precisamente, nunca quiso registrar cualquier patente relacionada con su descubrimiento por razones éticas. Pensaba que la humanidad debía disponer libremente de él. Esto hizo que muy pronto los aparatos de rayos X se extendieran por todo el mundo, y que un año después se hubieran escrito 49 libros y más de mil doscientos artículos sobre la materia. El dinero del Premio Nobel (50.000 coronas suecas) lo donó para el apoyo a la investigación en la Universidad de Wützburg.
  • Esta misma Universidad, tras recibir el Premio Nobel, le concedió el grado honorario de Doctor en Medicina.
  • Al escribir en español su apellido, tanto Röntgen como Roentgen son igualmente válidos.

Pero como se dice que “una imagen vale más que mil palabras”, para terminar, dejo este vídeo donde se narra muy bien la historia de los inicios de la radiología:

Referencia:

García D, García C. Anna Bertha Roentgen (1833-1939): La mujer detrás del hombre. Rev Chil Radiol [Internet] 2005;11:179-81. [Consultado 18 de febrero de 2015]. Disponible en: http://www.scielo.cl/pdf/rchradiol/v11n4/art06.pdf

  1. Hola Paco,
    magnífico post en su totalidad. La radiografía, además de histórica, es increíble, con su anillo y todo. Los enlaces, como siempre, muy seleccionados. Y los puntos que señalas sobre Röntgen, interesantes y algunos desconocidos.
    Un placer siempre leerte y aprender con tus artículos.
    Abrazos

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: