Las mujeres barbudas de Ribera y Sánchez Cotán

Las mujeres barbudas de Ribera y Sánchez Cotán

A veces uno se debate entre querer y poder… Este mes de enero me viene rebosante de compromisos ineludibles que, prácticamente, me van a impedir estar aquí el tiempo que quisiera. Pido perdón a todos los amigos por mi falta de comentarios durante los próximos veinte días. Prometo que, en cuanto pueda, les dedicaré a sus respectivos blogs la atención que merecen. Pero, de alguna manera, necesito seguir presente y publicar algo… No sé si esta necesidad es consecuencia de “enfermedad” o de “vicio”… 😉 Afortunadamente, hay cuadros tan bien estudiados que no es necesario que yo diga nada, ya lo han hecho otros mejor. Es el caso de esta pintura de José de Ribera, El Españoleto.

mujer-barbuda

La Fundación Casa Ducal de Medinaceli nos ofrece un magnífico estudio, esencial. También es recomendable la página ArteHistoria, más breve. Se puede acceder directamente a ellas, pulsando sobre sus respectivos enlaces. Como complemento -para la discusión, incluso- no está nada mal el vídeo del programa Mirar un cuadro, de RTVE. Otros textos interesantes -en mi opinión- son los del blog Hybrid utterance y la web La lactancia materna en el arte. Y, por supuesto, recomiendo encarecidamente el post que le dedicó en septiembre de 2013 mi querido amigo y colega, el Dr. Francisco Javier Tostado.

Aunque no fue Magdalena Ventura, “la Barbuda” de El Españoleto, la única mujer con estas características de nuestra historia del arte. Cuarenta años antes, Juan Sánchez Cotán había retratado a Brígida del Río, la “barbuda de Peñaranda”, otra de las “mujeres barbudas” cuyos retratos han circulado por España.

retrato-de-brigida-del-rio-la-barbuda-de-penaranda-sanchez-cotan-1590-el-prado

Con el retrato de Brígida del Río como tema, me parece muy recomendable el artículo publicado recientemente por Francisco José García Ramos. Sobre Sánchez Cotán, no dejen de ver, un momento, lo que dice la web España es Cultura.

Con la música de Bach, de fondo, me parece agradable repasar brevemente otras obras menos “científicas” (o, por decirlo de otra manera, menos testimoniales, aunque creo que siempre algo de testimonio hay en estos cuadros), sobre todo bodegones y pintura religiosa del artista que se hizo cartujo: Juan Sánchez Cotán.

Y, si Bach acompañaba a Sánchez Cotán, Monteverdi (uno de mis músicos favoritos) pone la melodía a la obra de El Españoleto.

Anuncios

  1. Hola Paco,
    aunque no ha hecho más que empezar el día no he podido evitar esperar más para mirar el artículo que nos presentas hoy. Lo encuentro de los más completos en el tema por sus magníficos enlaces. El video de RTVE es de lo más interesante y ameno de todas formas prometo mirarme con más calma (y como te mereces) el resto de enlaces escuchando de fondo a Monteverdi, seguro.
    Un saludo y buen día.

    Me gusta

  2. Esta mañana he intentado comentar, con poquísimo tiempo antes de marchar al trabajo, y desde el iPad, no ha sido posible. ahora con un poco más tiempo vuelvo a la carga 🙂
    Conocía de estudiante la pintura de Ribera por reproducciones, pero la vi por primera vez en el Hospital Tavera. en esa visita iba con un compañero de estudios (éramos recién licenciados) y su esposa y recuerdo que ella dijo: “eso no es una mujer, es un hombre con una teta”
    Y cada vez que veo la pintura de Ribera o la de Brígida del Rïo de Sánchez Cotán no dejo de ver los rasgos completamente masculinos, incluidos la calvicie, que tienen.
    ¿Qué ocurría con estas “mujeres”? ¿Lo eran realmente? ¿Los cromosomas se volvieron locos en la recombinación de la concepción? ¿Eran XY con genitales femeninos y por lo tanto capaces de tener hijos como mujeres? ¿Cómo es esto posible? Etc. etc. etc…
    Agradecería una respuesta antes de llegar en el curso a la pintura barroca y que mis alumnos me acribillen a preguntas que no sé contestar 😀

    Me gusta

    • Hola Hesperetusa,
      enlazando el magnífico post que nos deja hoy Paco te invito a que accedas desde el link que tan amablemente ha dejado de mi post. En él enumero alguna de las posibles causas refiriéndome concretamente al cuadro La mujer barbuda, de José de Ribera. Te dejo una transcripción de lo que quizás te interese más:

      (…) un caso severo de hirsutismo (aumento de vello excesivo en mujeres en zonas donde no suelen tenerlo) y de virilización. Frecuentemente se asocia a acné, caída del cabello y alteraciones del ciclo menstrual, debiéndose a un aumento en la concentración de la testosterona. Afecta al 10% de las mujeres si tenemos en cuenta su forma mas leve, desconociéndose habitualmente la causa y siendo más frecuente en la raza blanca y excepcional en la asiática.

      Entre las causas conocidas podemos citar: las originadas por una alteración de la glándula hipofisaria (tumores…), de las glándulas suprarrenales (tumores, síndrome de Cushing o déficits enzimáticos) o de los ovarios (síndrome de los ovarios polimicroquísticos); por medicamentos y otras…

      Un saludo y espero que no llegue demasiado tarde mi contestación.

      Me gusta

    • Confiaba en la respuesta de Francisco Javier, Hesperetusa, y no me ha defraudado, como ya le he dicho a él.
      Por mi parte, tan solo quiero añadir que puedes asegurarle a tus alumnos que quienes aparecen con tan poblada barba en estos cuadros eran mujeres. Mujeres con una enfermedad por problemas del sistema endocrino, es decir, problemas hormonales, cuya causa exacta no podemos decir, porque podían ser varias… En todo caso, por ese problema hormonal, sufrían una virilización, y caracteres sexuales secundarios, como la forma y disposición del vello corporal, les daba una apariencia masculina.
      Personalmente, prefiero el retrato de Sánchez Cotán, Brígida. El parto reciente de la “Maddalena” de Ribera lo hace aún más raro, porque con una enfermedad de este tipo no es fácil quedarse embarazada. También me sorprende el lugar donde aparece el pecho en esa pintura… creo que el pintor ahí ha fallado, pero eso no es más que una opinión mía.
      Además, cabe señalar, que estos retratos son auténticos documentos, realizados para dejar testimonio de fenómenos tan curiosos. Y por eso se dejan todos los datos de las mujeres afectadas.

      Me gusta

      • Gracias a los dos. La respuesta ha llegado a tiempo, aun estamos trabajando el gótico 😀 Pero ese cuadro de Ribera, que suele aparecer siempre suscita muchas preguntas.

        En el cuadro de Sanchéz de Cotán, Brígida, que ya no debe ser nada joven, tiene hasta la barba canosa, una barba que seguro le envidiaban algunos hombres. También hace pensar en el sufrimiento de estas mujeres cuando vieron que se producían estos cambios y que pensaría la sociedad de la época y cómo las trataria, una sociedad tan dada a pensar en hechizos y castigos divinos.

        Estos cuadros está claro que cumplían la función que hoy tiene la fotografía.

        Me gusta

  3. Tiene un gusto de la buena presentación, de enseñanza sencilla, de las notas anchas a pie de página. Todo un gusto y aprender. Gracias.
    Por lo demás, bueno es trabajar en firme: suerte para eso en el año que se abre. Un abrazo

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: