Los ciegos de Bruegel

Los ciegos de Bruegel

Algunos amigos de facebook andan entretenidos en algo que me pareció divertido. Consiste en que uno de ellos publica una obra de arte con un breve comentario sobre la misma y avisa que, a quien le ponga un “me gusta”, le indicará el nombre de un pintor para que elija una de sus cuadros y lo comente también… Yo puse mi “me gusta” a la pintura que había comentado una amiga y cuando -para seguir el juego- ella me propuso el nombre de Pieter Bruegel, no caí yo en preguntarle -la verdad sea dicha- si se refería a Pieter Bruegel el Viejo (c.1525/1530-1569) o a Pieter Bruegel el Joven (1564-1638). Lo primero que pensé entonces fue: “Bueno… empezaaré por “el Viejo”, a quien se le conoce así por ser el padre del “Joven” (y no por su edad, porque el pobre murió “en la flor de la vida” -como he leído en alguna parte- alrededor de los cuarenta años de edad; mientras que el hijo, “el Joven”, en cambio, falleció el año que cumplía los 74 de edad.

Estaba, pues, dedicado a seleccionar un cuadro del fundador de una de las principales dinastías de pintores flamencos de los siglos XVI y XVII, cuando -ignorante de mí- me pregunté: “¿Y no habrá un cuadro que pintaran entre los dos, padre e hijo?”. Bastó pararme un momento a comprobar fechas de nacimiento y muerte de ambos para darme cuenta de que eso era imposible, porque “el Joven” cumplía tan solo 5 añitos cuando murió su papá. Pero, mire usted por donde, resulta que hay un cuadro por lo menos -precisamente uno de los que más me interesan personalmente, por su relación con la medicina- que el padre pintó en 1568, un año antes de fallecer (y que actualmente se encuentra en el Museo di Capodimonte, en Nápoles) que el hijo copió posteriormente, en fecha que no he podido determinar. Y la copia es tan buena que cuesta encontrar las diferencias. Me refiero al cuadro conocido como “La parábola de los ciegos”, o también como “El ciego guiando a otros ciegos”, “Ceguera”, o incluso “Ciegos de Nápoles”. Los Bruegel nos muestran a seis ciegos que caminan unos detrás de otros. El guía que les precede, ciego también, cae a un río. El siguiente ciego se tambalea por encima del primero. El tercero, asido al segundo, sigue a los anteriores. Los que van detrás no saben aún lo que está pasando, pero se da por hecho que acabarán cayendo también. La pintura se basa en el Evangelio, cuando dice Jesús refiriéndose a los fariseos: “Dejadlos, son ciegos, guías de ciegos. Y si un ciego guía a otro ciego, los dos caerán en el hoyo” (Mt 15:14).

Veamos primero la versión original de Pieter Bruegel el Viejo:

Bruegel El Viejo Parábola de los ciegos

A continuación la copia de Pieter Bruegel el Joven (el tono de la pintura me parece más un problema de reproducción de la imagen que otra cosa). ¿Aprecias las diferencias?

Pieter_Breughel_el Joven-_Gleichnis_von_den_Blinden

Y podemos ver también en detalle a algunos de los ciegos (primero el segundo, y luego los ciegos tercero, cuarto y quinto):

Segundo ciego

Ciegos 3 4 y 5Lógicamente, no haré una valoración técnica ni artística de estas sobras (sobre las que existe amplia información en Internet) porque no estoy capacitado para ello. Tampoco lo estoy -lo reconozco- para exponer debidamente su interés médico, fundamentalmente oftalmológico; pero, para ello, cuento con los estudios realizados por distintos especialistas y, en concreto, con un artículo publicado el año 2011, en los Archivos de la Sociedad Española de Oftalmología, por Santos-Bueso, Sáenz-Francés y García-Sánchez, de donde transcribo lo siguiente:

“En varios de los seis ciegos puede identificarse distinta afección ocular. El primer ciego ya ha caído al río arrastrando en su caída al segundo. En este segundo ciego, se aprecia enucleación bilateral. Podría tratarse de un traumatismo por una pelea o accidente, o muy posiblemente por la costumbre de sacar los ojos de los nobles vencidos en las guerras. El tercer ciego presenta un leucoma corneal en su ojo derecho y el cuarto ciego, una ptisis bulbi grave. El quinto ciego oculta sus ojos con un gorro, imagen representada de forma recurrente por Bruegel en otras obras. El sexto ciego presenta dos cataratas hipermaduras evidentes. En definitiva se trata de una obra extraordinaria en la que puede identificarse la afección ocular de los ciegos que la componen.”

Referencia

Santos-Bueso E, Sáenz-Francés F, García-Sánchez J. Patología ocular en la obra de Pieter Bruegel el Viejo (I). El ciego guía de ciegos (La parábola de los ciegos). Arch Soc Esp Oftalmol, 2011;86(7):232-3. [Disponible en: http://www.oftalmo.com/seo/archivos/maquetas/2/5F328179-C890-C5C9-EB0E-000075AFFA12/articulo.pdf; consultado el 3 de enero de 2011].

Anuncios

  1. Interesante saber qué tipo de ceguera tienen los personajes del cuadro. Llama la atención el que “mira” al espectador y que no tiene ojos. Siempre me ha impresionado. En aquello tiempos del siglo XVI debía haber más ceguera que ahora, y la mayoría de la gente que la padecía estaba destinada a mendigar dado la incapacidad para muchos trabajos, el que el trabajo (manual) se considerara algo vil y sin embargo, la mendicidad, siempre que fuera por causas auténticas no. La sociedad de aquellos tiempos nos puede resultar muy diferente y dar sorpresas en cuanto a mentalidad. Un castigo como el que sufre el personaje que nos mira no era infrecuente.
    Este cuadro lo tengo en uno de mis borradores, veremos cuando se convierte en entrada.
    En una de mis entradas, Sembrar el viento, cosechar el huracán, comenté que Pieter Bruegel el Viejo no tuvo tiempo en vida de serlo.

    Me gusta

    • Como siempre, Hesperetusa, aportas interesantes datos que dan valor a esta entrada.
      A mí también el que más me impresiona es el segundo ciego -por divesos motivos- incluso pensé poner su imagen en la cabecera…
      No he podido ver tu entrada. Los señores de WordPress me dicen que no existe, y me ofrecen amablemente otras muchas entradas tuyas. Ojalá pueda verla.
      Una vez más, muchas gracias, y un afectuoso abrazo.

      Me gusta

  2. Sí, hay una diferencia clara y neta entre el cuadro del padre y del hijo. Frente a un paisaje de fondo seco de desolador, el joven Brueguel pinta vida, todo es más verde y sobre todo, hay un observador, también un guía, esta vez de ganado, ocas…
    Lección aprendida. El joven pintor reproduce al detalle la escena de los ciegos llevados al desastre, pero pinta la esperanza de ver y tomar nota.
    Gracias, Francisco por la lección de hoy, tan de actualidad.

    Me gusta

  3. Hola Paco,
    extraordinaria pintura. Te felicito pues además de no conocerla la he disfrutado. Es un buen ejemplo de la información que podemos extraer de un cuadro relacionado con algún aspecto de la medicina. Increíble el artículo de la SEO, nunca me hubiera parado a pensar que cada ciego tendría una una enfermedad oftalmológica diferente aunque tengo mis dudas de la certeza de ellas en el tercer y cuarto ciego.
    Un saludo

    Me gusta

    • Yo también tengo mis dudas. Yo creo que a menudo se especula mucho en las interpretaciones sobre la patología en la pintura; está bien si no pasa de ser un juego, intentar ir más allá sin mayor trascendencia…..

      Me gusta

    • Como dice nuestro amigo José Antonio, en el comentario que sigue al tuyo, a veces se especula demasiado… Y tengo ejemplos muy buenos de ello. Hay que ser muy cuidadoso. Por eso, en este caso, he sido particularmente escrupuloso, manifestando mi falta de capacidad para comentar la obra y citando (con enlace incluido) a los autores del artículo de referencia.

      Existe, al menos, un artículo anterior sobre este mismo tema, que no he leído por no ser de acceso gratuito. Dejo su enlace a continuación, por si alguno de vosotros está suscrito a Elsevier…

      http://www.surveyophthalmol.com/article/S0039-6257%2801%2900290-9/abstract

      Y, ya puestos, añado otro enlace más -aunque no nos aclara la cuestión- a un interesante blog:

      http://amf2010blog.blogspot.com.es/2013/11/vista-pintores-y-ceguera.html

      Gracias por tu muy interesante aportación, Francisco Javier, y un cordial abrazo.

      P.D.: Me temo que voy a tardar en ver la película “El Médico”. Por favor, no dejes de publicar tu post… y ya volveremos sobre ello cuando, por fin, pueda verla.

      Me gusta

    • Mi querido José Manuel… ¡Qué alegría tan grande tenerte aquí! Es, prácticamente, un regalo de Reyes para mí.
      Antes de seguir escribiendo, debo pedirte perdón por mi ausencia de tu blog y por venirme aquí sin avisar.
      Me resisto a anunciar el fallecimiento de mis blogs de Blogger, e incluso, de vez en cuando, publico algo en ellos (tomado de éste) y seguramente seguiré haciéndolo así…
      Emigré a WordPress fundamentalmente por la comodidad… Hay que encontrar, eso sí, una plantilla en la que uno se encuentre a gusto; pero, hecho esto, ahorro un tiempo precioso no solo en la escritura de los textos sino, especialmente, al insertar imágenes y vídeos.
      Pero también cambié, debo confesarlo, porque me apetecía volver a un blog absolutamente libre, en el que la medicina y el arte tienen -no puede ser de otra manera en mi caso- una presencia fundamental; pero en el que, cuando me apetece, puedo dejar sin cargo de conciencia, sin más, un vídeo musical o un poema, aunque no tengan nada que ver con nuestra profesión, hablando de cualquier tema, como lo haría Letamendi -a quien no le llego ni a la suela de sus zapatos- y de quien ya trataste tú con tanto acierto, en su día. O como haces tú mismo, Maestro. 😉
      Un abrazo muy grande, feliz Año Nuevo para ti y para los tuyos… Y encantado de verte de nuevo, querido amigo, en esta entrada de ciegos. 🙂

      Me gusta

      • Los blogs de Blogger en bloque o por entradas se pueden importar a WordPress, con todos sus enlaces y comentarios, no hay por qué darlos por fenecidos, pueden continuar y seguir siendo leídos. De hecho mi blog, con su título y algunas de sus primeras entradas vinieron de un blog de Blogger, pero sin importación, me limité a copiar textos y volver a poner enlaces y fotos. Con la importación es mucho más fácil.

        Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: