Melody Gardot: una historia de superación personal gracias a la música

Melody Gardot 1

Hace tres años descubrí por casualidad a una joven cantante de jazz norteamericana. Lo primero que me impresionó de ella fue la dulzura de su voz; aunque también me llamaron la atención sus gafas oscuras y lo poco que se movía sobre el escenario, en las grabaciones en vídeo de actuaciones en directo. La curiosidad me hizo querer saber más sobre ella y me encontré con una historia que merece ser conocida: la historia de alguien que ha sabido afrontar la tragedia que un día llegó a su vida, para convertirse en un magnífico ejemplo de superación personal.

Melody Gardot nació el 2 de febrero de 1985. Solo tenía 19 años de edad y vivía en Filadelfia cuando un día, circulando en bicicleta por su ciudad, un todoterreno que se saltó un semáforo en rojo la atropelló. Las lesiones que sufrió fueron muy graves: doble fractura de pelvis, daños en la columna vertebral y traumatismo craneoencefálico. Tuvo que permanecer un año hospitalizada. Pero le quedaron diversas secuelas. Por ejemplo, un dolor crónico e irreversible. Bastante después del accidente, ya como cantante profesional, viajaba acompañada por un fisioterapeuta y llavaba continuamente sujeta a su cintura una máquina de T.E.N.S. para el tratamiento analgésico. Todavía, ahora -según tengo entendido- no puede permanecer demasiado tiempo en la misma postura y suele caminar apoyándose en un bastón. Pero la afectación cerebral le dejó además otras secuelas, como hipoestesia -una sensibilidad excesiva y molesta- a los ruidos y a la luz. Esta última es la que le obliga a usar continuamente gafas oscuras. Y más aún: amnesia (pérdida de memoria) a corto y largo plazo y afasia (pérdida o trastorno de la capacidad del habla). Ella, tras el accidente, podía pensar pero no era capaz de expresar verbalmente sus pensamientos.

 Melody Gardot

Cuesta hacerse una idea aproximada siquiera de lo que sufriría esta chica en su cama del hospital. Pero allí mismo empezó Melody a luchar para rehacer su vida. Como había estudiado música desde niña (incluso había llegado a tocar el piano en algunos locales de Filadelfia, desde los 16 años, para ayudar a pagar sus estudios), por consejo médico utilizó la música como parte de su tratamiento. No podía llevarse el piano a la cama, pero se compró una guitarra y empezó a componer y a cantar de un modo que nada tenía que ver con lo que había hecho antes.

La canción que la hizo más conocida fue Baby I’m a Fool

Más reciente y “colorida” es esta Mira:

Enlace de interés:

Carlos Galilea (2013): “Melody Gardot, la diosa del jazz mundial”

Anuncios

    • A mí me impresionó la historia en cuanto la conocí, mi querida Hesperetusa. Luego he seguido a la cantante… algunos de sus temas me gustan más, otros menos; pero ciertamente -como dice el articulista del enlace- parece que se ha convertido en “la diosa del jazz actual” (aunque en música yo soy politeísta).
      Me alegra haberte podido facilitar este “hermoso descubrimiento”.
      Gracias amiga, y feliz año nuevo.

      Me gusta

  1. Deja uno de atender el patio cuatro o cinco años, y fíjate lo que aparece. Muchas gracias por un descubrimiento tan estupendo. Lo malo es que puede parecer que se les valora más como artistas por el hecho de tener una enfermedad, lo cual no deja de dar cierta rabia. Véase Thomas Quasthoff, o el espectacular caso de Evelyn Glennie.

    Me gusta

    • Quizás -porque la compasión forma parte de la naturaleza humana- no se pueda evitar valorar más a estos artistas por sus respectivas minusvalías… Pero -en mi modesta opinión- unos y otros deberíamos hacer los posible por minimizarlo (si no se puede evitar) y tener en cuenta, esencialmente, su arte.
      Yo me alegro, mi estimado José Luis, de haber tenido la oportunidad de presentarte a Melody Gardot; pero resulta que tú me ganas, amigo, 2 a 1, porque yo no conocía, hasta que los has mencionado tú, ni al barítono ni a la percusionista…
      Muchísimas gracias, José Luis, un abrazo, y feliz año nuevo.

      Me gusta

  2. Hola Paco,
    yo tampoco conocía a esta cantante, gracias por acercárnosla. Creo que todos deberíamos tener como ejemplo estas historias de superación cuando la vida nos golpea de una manera u otra. De hecho, creo que cuando más nos quejamos menos derecho tenemos en hacerlo y cuando tenemos una experiencia realmente dura nos cuesta asumirla y superarla. En esos momentos debemos tener más presente que nunca que muchas personas lo han hecho.
    Un saludo

    Me gusta

    • Me alegra que hayas podido conocer a Melody Gardot gracias a esta publicación, Francisco Javier, y estoy absolutamente de acuerdo en lo que dices… Pero ¿sabes? me has traído a la memoria los versos de don Pedro Calderón de la Barca, en “La vida es sueño” (de adolescente interpreté el papel de Segismundo en el Colegio) que dicen:
      “Cuentan de un sabio, que un día,
      tan pobre y mísero estaba,
      que solo se sustentaba
      de unas yerbas que cogía.
      ‘Habrá otro’, entre sí decía,
      más pobre y triste que yo’.
      Y cuando el rostro volvió,
      halló la respuesta, viendo
      que iba otro sabio cogiendo
      las hojas que él arrojó.”

      Gracias, mi estimado amigo, por tu comentario, como siempre tan estimulante, un abrazo, y feliz año nuevo.

      Me gusta

    • 🙂 No quise poner, de entrada, el comercial de la famosa marca de joyería, mi estimada Elena, para que no se dijera que hacía publicidad… pero me encanta que lo hayas visto, porque es magnífico. 😉
      Gracias a ti, como siempre.
      Un abrazo, y feliz año nuevo amiga.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: