¿Pero esto qué es?

MisterioAntes de volver a ponernos serios, con uno de esos artículos de “erudito a la violeta”(!) con los que -de cuando en cuando- les castigo, y consciente de que estoy en deduda con los amables amigos que han tenido la gentileza de premiar este blog (espero que no me quiten los premios por entradas como la de hoy) y que debo responder como merecen, he pensado que podíamos jugar otra vez al juego de encontrar el cuadro del que se ha tomado el detalle que ahora vemos. Aunque no vemos mucho, la verdad: una mano (derecha por más señas) que sostiene algo extraño, con forma esférica, como una pelotita; algunos cabellos; parte de un pecho… Pero es que ustedes, mis queridos amigos, ya han demostrado que son gente cultivada, capaz de resolver en un momento los retos que hasta ahora les he planteado, y -lo confieso- en esta ocasión he pretendido ponérselo más difícil… Al menos, creo yo que es más difícil. ¡Ustedes dirán!

NOTA: (!) Según el Diccionario de la RAE, “erudito a la violeta” es el “hombre que solo tiene una tintura superficial de ciencias y artes”, o sea, este servidor de ustedes. 🙂

Anuncios

    • ¡Premio al interés y la curiosidad! 🙂
      La pista nos la da José Antonio, abajo, cuando habla del “fruto prohibido”. Aunque tú Lisa, yo Conda, que es invencible pero de una generosidad extrema, ya lo sabe y lo dice sin decirlo… para darle un poco más de juego al juego (si se me permite la expresión).

      Me gusta

  1. Bueno, ya sabes, lo mío no es ni siquiera la violeta erudición, me apunto a dejarme sentir…
    Sensualidad, sin ninguna duda. Suave mano que ya en la muñeca contacta su pecho, femenina sensualidad al tacto, como por azar. Cabello desmelenado, descolgado al hombro, pelo a pelo, sutil desorden, ondulado, interrogante.
    Y entre los dedos, también suavemente pero con firmeza y tino -son los dedos de la pinza-, el misterioso fruto evocador de mil fantasías, fruto prohibido…
    Un abrazo y gracias por estimular mi inspiración, que tanto necesito.

    Me gusta

  2. Te felicito por proponer el juego, seduce el reto y, una vez resuelto, seduce la impresionante obra. Y me explico (sin desvelarlo):
    Una docena del siglo XV también es una unidad en sí misma. En un lateral, la primera de todas; en su mano, lo que rompió el hechizo paradisíaco, aunque no lo parezca. En el centro, un animal sagrado.
    La docena de Gante es de dos hermanos flamencos; y Napoleón desmontó por primera vez la unidad pero, afortunadamente, se conserva completa.
    Y publico el comentario ya para que no se me cuele nadie 🙂

    Me gusta

    • ¡PREMIO!
      Sin más, como el poeta que describía Andalucía y cuando llegó a Sevilla, al final, no añadió adjetivo o explicación alguna.
      Tú ya sabes la respuesta exacta; pero con esa extraordinaria generosidad que te caracteriza, permites que sigamos jugando, dando todas las pistas… Vamos a esperar, pues, un poco más… porque merece la pena encontrarse con esta obra magna y recrearse en ella.
      Gracias. ¡Un fuerte abrazo!

      Me gusta

      • Mi querida Elena, en tu adivinación de la adivinanza hay dos aciertos y una suposición errónea. Efectivamente, esta magnífica obra está en Gante y se trata de Eva (algo tendremos que hablar, precisamente, sobre la maternidad en torno a esta pintura); pero no está ella adorando a nadie sino dedicada a lo que la caracteriza… ofreciendo el fruto prohibido, ese que nos convertiría en semejantes al mismo Dios…

        Me gusta

  3. Hola Paco,
    decir difícil es poco. Llevo 48 h pensando en el cuadro aunque las geniales pistas que nos ha dejado tú Lisa, yo Conda han sido definitivas. Tampoco quiero ser yo quien desvele el misterio pero he podido ver que se trata de un retablo, y está considerada como la obra de arte más robada de la historia. ¡Genial!
    Un saludo a tod@s

    Me gusta

    • ¡Ja, ja, ja, ja! Una vez más demuestras tu tenacidad y perseverancia, Francisco Javier, querido amigo. Gracias por ellas y ¡enhorabuena! Voy a esperar un día más, al menos, antes de cerrar este misterio con algún que otro sencillo comentario por mi parte, sobre todo, porque hoy no tengo tiempo de elaborar la nueva entrada. Pero, para ti, una vez más, mi agradecimiento; y con él, el más afectuoso abrazo.

      Me gusta

  4. ¡Demonio con el jueguecito! Voy a entrar, siquiera por ser vez primera “casi primeriza se entendería” .Obliga a indagar y recordar, pero ya está sentenciado: es lo que es y no parece ser: el fruto prohibido que señalas, el desconocido. Pero es en la pintura. Saludos.

    Me gusta

    • Pues sí, alpuymuz, “es lo que es y no parece ser”… Tú ya sabes lo que es: “el fruto prohibido”. 🙂 Y ¿sabes? es un reto para mí ser capaz de encontrar algo que los excelentes amigos que honran esta humilde página no sean capaces de averiguar. ¡Son increíbles! Nada puede con ellos… Y enseguida -con más o menos trabajo y dedicación, que agradezco- dan con la respuesta, exponiéndola además de modo admirable, para no agotar el juego.
      Para ti, vaya también mi gratitud y la más afectuosa bienvenida a tu casa.
      ¡Un cordial saludo!

      Me gusta

      • Es verdad que no hacer caso a ciertas prohibiciones, alpuymuz, ha traído funestas consecuencias para la humanidad. 😉 Pero, a veces, la tentación es tan grande que no nos podemos resistir… y, al menos jugando -sin dañar a nadie- nos podemos permitir el gusto de entreternos con lo “prohibido”.
        Un cordial saludo, y muchísimas gracias por tan grata presencia aquí.

        Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: