Henri Bourgues (1860-1942): el amigo médico de Toulouse-Lautrec

Retrato del doctor Henri Bourgues

Henri de Toulouse-Lautrec (1864-1901). Retrato del Dr. Henri Bourges (1891)
Óleo sobre cartón montado sobre madera. 78,74 x 50,48 cm.
Carnegie Museum of Art. Pittsburgh. USA

.

En una carta dirigida a su madre, en 1892, Toulouse-Lautrec le decía que consideraba a Henri Bourges “como uno de sus mejores amigos, como el mejor”.(1) Los dos Henri se conocían desde la infancia y Bourges (un joven formal y responsable) gozaba del respeto y la confianza de la familia del pintor. Por eso, como Toulouse-Lautrec detestaba vivir solo, cuando Bourges llegó a París para estudiar Medicina, compartieron durante siete años, entre 1887 y 1893, un apartamento en el número 19 de la rue Fontaine.

De aquella época, concretamente del año 1891, data este retrato que forma parte de una serie que Toulouse-Lautrec dedicó a sus mejores amigos. En él vemos a Henri Bourges en un rincón del taller del pintor, de cuerpo entero, poniéndose los guantes y vestido para salir… Ya sabemos como le gustaba al pintor disfrutar con sus amigos las noches de París: y, sin duda, Bourges lo acompañó con frecuencia.

Pero Henri Bourges completó con éxito sus estudios en 1893 (ya tenía, por cierto, 33 años) y no sólo empezó a ejercer enseguida sino que decidió casarse y fundar una familia. La noticia de la boda le sentó fatal a Toulouse-Lautrec, que no podía verse a si mismo en esa situación. El pintor se sintió traicionado y abandonado, cayó en un abatimiento profundo, y se convirtió en un peregrino durmiendo aquí y allá, en casa de algún amigo, en un hotel, en un burdel…

Sin embargo, la amistad entre ambos no acabó jamás. Bourges, que como médico alcanzó cierto renombre como autor y traductor de libros y artículos de medicina, destacando los que trataban sobre la difteria o la sífilis. Respecto a esta última, por ejemplo, pensaba que para su tratamiento era necesario aumentar las horas de sueño, y se preocupaba por las consecuencias de la vida noctámbula que llevaba su amigo pintor. Fue el médico Bourges, también, quien convenció a la madre de Toulouse-Lautrec, Adèle, en 1899, para que ingresara a su hijo en una clínica donde se le tratara su adicción al alcohol. El amigo médico siempre quiso lo mejor para el pintor.

Referencias bibliográficas

(1) CARCAS CASTILLO, M. Rosario (2012): El alcohol entre la vida y la obra de Tolouse-Lautrec. Tesis Doctoral. Universidad de Zaragoza: 244-246. [Disponible en: http://zaguan.unizar.es/record/9667/files/TUZ_0357_carcas_alcohol.pdf; consultado el 10 de noviembre de 2013].

  1. Hola Francisco,
    por lo que nos explicas puedo deducir un cierto egoismo por parte de Toulouse-Lautrec respecto a su amigo Henri cuando éste se casó, pero al final prevaleció la verdadera amistad por encima de todo. Como dijo el novelista británico -y contemporáneo a Toulouse-, George Bulwer:
    “No hay hombre tan falto de amigos que no pueda encontrar alguno con sinceridad bastante para decirle alguna verdad desagradable”.
    Un saludo

    Me gusta

    • ¡Cosas de genios, Francisco Javier! Toulouse-Lautrec era como era (la verdad es que todavía estoy empezando a conocerlo)… Pero, nos ha venido muy bien la historia para conocer tu magnífica apostilla.
      Muchas gracias, amigo, y un abrazo con reminiscencias de noches parisinas.

      Me gusta

  2. Cada loco con su tema: me lo había parecido y el vídeo adjunto lo confirma, la pintura que hay detrás de la figura del Dr. Bourgues es una pintura japonesa, un rollo colgante o kakemono, lo que reincide sobre mi nota anterior sobre la influencia del arte japonés en el arte europeo de entonces. El vídeo hace mención al japonismo y a la fluencia del ukiyoe-e, la xilografía japonesa.
    Un saludo y suerte en tus indagaciones sobre un personaje tan fascinante como artista y como enfermo, un ser humano.

    Me gusta

    • Mi querido José Antonio, puedo prometer y prometo (como decía aquél ilustre político, al que Fernando Ónega llama “el último héroe nacional”, hoy tristemente abatido por una cruel enfermedad) que he obviado a propósito la pintura a la que te refieres (y que los buenos críticos señalan siempre) esperando a que tú la mencionaras…😉
      Gracias por estar aquí… amigo mío… y gracias por todo. ¡Un abrazo “jubiloso”!

      Me gusta

    • Agradezco, de corazón, este premio que tan generosamente concedes a mi “Siguiendo a Letamendi”; aunque no esté yo muy convencido de que lo merezca (al menos, todavía). No obstante, te aseguro que el premio será un estímulo para, dentro de mis modestas posibilidades, intentar merecerlo de verdad.
      Muchísimas gracias, y un muy afectuoso abrazo.

      Me gusta

      • Piensa que, cuando tengas claro que eres merecedor de éste u otros galardones, te empezarán, además, a llover menciones en televisiones, radios y periódicos digitales; también publicarás libros y darás conferencias.
        Y podrás decir… “todo empezó con aquel premio, aquél de aquel blog de las Giocondas que se llamaba… (¿cómo era…?) ¡¡Ah sí!!, ¡¡Tú Lisa, yo Conda!!”.🙂 Un abrazo

        Me gusta

      • Me sumo, feliz, a este reconocimiento. Un premio muy merecido que yo, como lector agradecido suscribo al cien por cien. Un abrazo.

        Me gusta

      • Eres muy amable José Antonio, mi apreciado amigo. Pero este premio no es y yo no lo considero exclusivo para mí, sino compartido entre todos lo que como tú, participan activamente en cada entrada. “Siguiendo a Letamendi” no pretende, en absoluto, ser un espacio para la erudición (hay sitios mejores para ello) sino un lugar de encuentro para personas con gustos y aficiones semejantes. Personalmente, me siento un privilegiado por las personas extraordinarios que han enriquecido estas páginas con su presencia; y, entre ellas, tú ocupas un lugar destacado.
        Muchísimas gracias, amigo mío, y un muy afectuoso abrazo para ti.

        Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: