Las “Lecciones de Anatomía” del Dr. Frederik Ruysh

De_anatomische_les_van_Dr._Frederick_Ruysch

Jan Van Neck (1634-1714). La lección de anatomía del Dr. Frederick Ruysch (1683)
Óleo sobre lienzo. 141 x 203 cm.
Amsterdam Museum

Con mi sincero agradecimiento para quienes tan amablemente han participado en el juego, identificando el cuadro de donde había tomado el detalle que publicaba en la entrada anterior (tú Lisa, yo Conda, Francisco Javier Tostado, Chus y Jorge Fernández-Alva), me parece oportuno mostrar en ésta la obra completa. Efectivamente, se trata de “La Lección de Anatomía del Dr. Frederik Ruysh, pintada por Jan Van Neck en 1683.

Entre las numerosas “Lecciones de Anatomía” que se pueden encontrar, realizadas durante los siglos XVII y XVIII, fundamentalmente en Holanda (aunque también en otros países), ésta destaca por la particularidad de que se está realizando la disección un recién nacido (un recién nacido que aparenta ser demasiado mayor para serlo realmente), al que se han extraído las visceras abdominales, pero permanece todavía unido por el cordón umbilical a la placenta cuya vascularización parece ser el motivo de estudio. A la disección asisten expectantes cinco caballeros, posiblemente -aunque no los he podido identificar- miembros del Gremio de Cirujanos de Ámsterdam, además del Dr. Ruysh (que aparece con la cabeza cubierta por un sombrero, en razón de su preeminencia) y del propio hijo de éste, Hendrik, quien con el tiempo continuaría la labor de su padre y aquí vemos, en los inicios de su formación anatómica, sosteniendo entre sus manos el esqueleto de otro recién nacido, a modo de referencia para los presentes.

Mucho habría que hablar todavía del Dr. Frederik Ruysch, que nació en La Haya, el 28 de marzo de 1638, estudió en la prestigiosa Universidad de Leiden, y falleció en Amsterdam el 22 de febrero de 1731, a la avanzada edad de 92 años. Dicen que el siglo XVII es el Siglo de Oro de la pintura holandesa y yo creo que podríamos decir los mismo de la medicina, que llegaría a su culmen con Herman Boerhaave (1668-1738). Ruysch fue tan eminente anatomista como botánico. En 1667, cuando todavía no había cumplido los treinta años, fue nombrado praelector (el cargo de mayor relevancia) del Gremio de Cirujanos de Ámsterdam; en 1668, instructor jefe de las matronas de la ciudad, que debían examinarse ante él para poder ejercer la profesión; y, en 1679, forense de los tribunales de la misma ciudad… entre otros muchos nombramientos, honores y distinciones. En otra ocasión hablaremos sobre su curiosa afición (en la que colaboraba con él su hija Rachel, más tarde célebre pintora) que le llevó a relacionarse nada menos que con el zar de Rusia, Pedro el Grande

Sí me parece oportuno, antes de poner punto final a esta entrada, que veamos la otra “Lección de Anatomía” en la que aparece retratado trece años más joven, porque fue pintada por Adriaen Backer en 1670, disecando la región femoral de un cadáver y estudiando, posiblemente, las válvulas de los vasos linfáticos (otro de sus descubrimientos anatómicos), tema sobre el que ya había publicado su Dilucidatio vaivularum in vasis lymphaticis et lacteis, en 1665.

Anatomy_Lesson_by_Dr._F._Ruysch_1670_Adriaen_Backer

Adriaen Backer (c.1635-1684). Lección de Anatomía del Dr. Ruysch (1670)
Óleo sobre lienzo. 168 x 244 cm.
Amsterdam Museum

Anuncios

  1. Hay una extraña novela de Olga Tokarczuk en la que aparecen Ruysch y su hija. Habían encontrado la manera de preservar el cuerpo humano de la corrupción, de manera que cada órgano conservaba el color y la turgencia de la vida. Tokarczuk relata una serie de peripecias rarísimas que espero se me aclaren un poco cuando nos hables de la “curiosa afición” de los Ruysch. La novela se llama “Bieguni” en el original polaco y creo que no está traducida al español. Yo la leí en alemán, “Unrast”, que es inquietud o desasosiego.

    Me gusta

  2. El siglo XVII marca la transición entre la nueva Anatomía del Renacimiento (Vesalio, cuestionamiento de Galeno) y la Patología orgánica de la Ilustración (Morgagni, pensamiento anatomoclínico).
    Morgagni simboliza el inicio de la medicina moderna, el giro copernicano (Laín Entralgo) por el que el médico se cuestiona cual es el órgano enfermo al mismo tiempo que hace la anamnesis y explora. Esto antes no ocurría así.
    Pero como decía, la aportación de Morgagni no es más que el colofón de un periodo en el que médicos y cirujanos autopsiaban a sus enfermos y obtenían sus propias conclusiones (es el caso de algunas de las pinturas que estamos comentando) y, en el mejor de los casos, los reportaban por escrito. Pequeños avances de muchos, de Boerhaave, sin duda, por su gran influencia en Europa y de Theophile Bonet porque reunió miles de casos, suyos y de otros, y de un modo bastante desordenado y tal vez sin el necesario rigor, y sin índices de búsqueda, los publicó. Tal esfuerzo no sirvió de nada hasta que Morgagni en 1761 publicó su obra magna, el ‘De Sedibus et Causis Morborum per Anatomis Indagatis’ cuya finalidad principal fue emular y superar a Bonet aportando a sus experiencias orden, rigor y sobre todo índices de búsqueda (un google se su tiempo).
    No me toméis por un experto, es que tengo el tema revisado y recientemente publicado en un libro en el que además hemos aportado la primera traducción al castellano, desde el latín original, del prefacio de Morgagni a su obra. Es delicioso leer al anciano Morgagni narrando cómo ocurrió todo esto y por qué se lanzó a semejante reto.
    La edición es no venal por lo que no es fácil de conseguir. Si algún miembro de esta distinguida tertulia siente curiosidad por este tema creo que podría disponer de algún ejemplar.
    Gracias por lo que aprendo de vosotros.

    Me gusta

    • Este humilde “miembro” de la tertulia (son los demás quienes la hacen distinguida) ha oído maravillas de ese libro y le encantaría tenerlo (pagando, como es natural, lo que hubiera que pagar) porque no lo ha podido conseguir ¿Podría ser?
      Más aún, aunque eso ya es impagable, si el libro llevara dedicatoria de su autor me haría muy muy feliz.
      Para hablar lo que sea necesario sobre este tema (y para lo que desees) dejo a continuación mi dirección de correo electrónico:
      frdonan[arroba]gmail[punto]com

      Respecto a la importancia de Morgagni, estoy completamente de acuerdo en todo.

      Muchísimas gracias, querido José Antonio, y un cordial saludo.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: