Un niño y el esqueleto de otro niño…

20131021

Querida amiga, querido amigo:

Como el juego de Yael y Sísara parece que nos resultó divertido (al menos para algunos) he pensado iniciar la semana con otro juego similar que, por esta vez, me parece más fácil para los médicos… prometo que, en el siguiente, no habrá ventajas.

Vemos a un niño que mira fijamente no sabemos donde y, ante él -quizás lo sujeta entre sus manos- lo que parece ser el esqueleto de otro niño… ¡Tenebroso asunto!

¿Quién es ese niño?

¿En qué cuadro lo encontramos?

Si te apetece jugar… ¡Ánimo!

¡Ah! Y feliz semana. 🙂

Anuncios

  1. En el cuadro completo aparecen 6 adultos y este niño , hijo de uno de los adultos, además hay un mini-cadáver al que están examinando.
    El pintor es holandés (JvN) y su padre fue médico.
    El adulto principal del cuadro fue una eminencia en su tiempo: venerado cirujano, instructor de matronas y experto botánico (casi nada).

    Me gusta

  2. Hola Francisco,
    al mostrar solo el niño con el esqueleto me he despistado un poco pero finalmente descubrí qué c cuadro es (por cierto bastante conocido en el ámbito médico) Quizás no lo voy a desvelar para mantener el misterio un poco más. Solo dar una pista: “hay lecciones que no se olvidan”. No diré quien es ese niño pero sí que el protagonista es el profesor Frederik Ruysch quien fue célebre en el siglo XVIII por llevar desde Ámsterdam a San Petersburgo un “tesoro” encargado por el mismo Pedro el Grande. Un tesoro un tanto macabro por cierto.
    Un saludo,
    Fco. Javier Tostado

    Me gusta

    • Algún día tendremos que hablar de ese “tesoro”, Francisco Javier, merece una publicación aparte… Y hablaremos también de la hija (luego famosa pintora) que colaboraba con papá en su afición… Y… bueno, lo dejamos para otra ocasión.
      ¡Matrícula de Honor, Francisco Javier! 😉 🙂

      Me gusta

  3. Tú Lisa, yo Conda, Francisco Javier Tostado y Chus, son ustedes fenomenales, los tres. Los tres han sabido enseguida de qué cuadro había tomado este detalle. Premio para todos (tengo que ir pensando en uno) y mi abrazo más grande por su simpática colaboración y por su entrañable amistad. Pero, ante tanta sabiduría, amenazo con complicar la cuestión para la próxima vez… 😉 Y aún así, estoy seguro, ustedes lo acertarán…

    Gracias, gracias, gracias. ¡Tres abrazos enormes!

    Me gusta

  4. Pues lo que son las cosas. Yo no conocía esta pintura, sí otra con el mismo título y más famosa, pero ésta no, y eso que soy patólogo. Me la guardo (la imagen). Aprovecharé para arriesgar un diagnóstico, tal vez un infarto placentario que interesa a más del 50 % de la placenta. Valga como un juego mi atrevimiento.
    Pero no me resistiré a ese otro juego que tanto me gusta y que es contemplar las pinturas fuera del contexto, sin interesarme, a priori, por el autor ni por lo que históricamente pudo haber intentado narrar. Es más, si además se trata de un fragmento, gana un nuevo significado, como cuando enmarcamos una fotografía, la selección excluye y dirige la mirada.
    Y ahí va el juego, lo que esta mañana me ha sugerido nada más verlo: Un niño noble, sano y bien nutrido, tal vez un príncipe, con la mirada atenta, tal vez temerosa, ante el que se interpone la muerte, sin duda la suya, amenazante, una tragedia que se ve venir, intrigas palaciegas. No parece que este príncipe vaya a reinar.
    Me gusta ser parte. Arte y parte. Por cierto, un poco macabro el anatomista con su hijo. Nunca se me hubiera ocurrido hacer algo similar.
    Gracias a tanto maestro. Un abrazo.

    Me gusta

    • Personalmente, me encanta “ese otro juego” que propones, José Antonio (y sé que no soy el único), y agradezco sinceramente el enriquecimiento que nos aportas con él… Por favor, no dejes de regalarnos tus impresiones, querido amigo.
      Respecto a lo macabro de llevar al niño consigo… bueno es lo que tiene ser hijo del Maestro… Hendrik empezó su formación médica con su padre, como era habitual… y con él estuvo hasta que muchos años después, porque Ruysh alcanzó los 92 años de edad, le sustituiría en la Cátedra…

      Me gusta

  5. Suscribo la idea de disfrutar de un cuadro/imagen; aunque no se sepa ni título ni autor ni estilo ni nada. Contemplar y sentir. Eso será siempre lo principal.

    ¿Los retos? Los retos son solo un pretexto. En realidad el objetivo, en mi caso, es aprender disfrutando o disfrutar aprendiendo. Y compartir.

    Vengan pues esos retos 🙂

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: