La mujer del martillo y el clavo

S de B J D B 1635

Hoy me he encontrado de repente con este cuadro. Me ha impresionado. No sé cuanto tiempo he estado contemplándolo… Al rato se me ha ocurrido un juego. ¿Por qué no? Un juego para jugarlo despacio, con tiempo… No puedo evitar las prisas fuera de aquí, aquí sí. Y si alguien quiere jugar conmigo, estaría encantado.

El juego consiste en averiguar la historia de la que esta imagen forma parte… Hay otras, por supuesto, que publicaré más adelante. Por ahora nos preguntamos:

  1. ¿Quién es esta mujer que nos mira fijamente con gesto adusto, llevando un terrible martillo en su mano derecha?
  2. ¿Quién es la anciana que parece estar orando, con las manos juntas, detrás de ella?
  3. ¿Quién es el caballero vestido con armadura que se ve al fondo?

De momento, me permitirán que no de pistas y reserve para una ocasión posterior más datos sobre el cuadro. Poco a poco iremos resolviendo el misterio… ¿Jugamos?

Anuncios

  1. Ya tengo algunos datos, pero voy a dar solo una parte para darle la oportunidad a otros a que participen. El cuadro es una representación bíblica del pasaje de uno de los Libros de Los Jueces. Y el pintor también tiene nombre bíblico, es holandés y dicen que está profundamente influenciado por Caravaggio.

    Me gusta

    • ¡Cuando quieras, siempre, Chus! Aquí existe libertad plena de expresión para quien lo hace con educación y respeto, como es el caso… Y ya ves lo rápidamente que se resuelven los misterios… ¡Si es que son muy buenos los amigos y las amigas de este blog! 😉
      ¡Un abrazo! Y muchísimas gracias.

      Me gusta

      • No quería destriparlo a primera hora de la mañana, de todas formas ya se me había adelantado Fernando :). Gracias a ti por la acogida y un abrazo.

        Me gusta

  2. Hola Francisco,
    yo me apunto. Además me parece un magnífico cuadro -de quien desconozco la autoría y espero que nos la reveles prontamente-. Tiene mucha expresividad en sus caras -sobre todo la anciana que parece estar implorando algo-. Quiero felicitarte también aquí por tu blog, pues sigo con interés desde hace tiempo, y decirte que estoy totalmente con la frase con la que lo presentas: “Del médico que no sabe más que Medicina, ten por cierto que ni Medicina sabe”. Años atrás, los médicos tenían -además de la medicina- mucho interés por las “humanidades” , llegando a practicarlas y cultivarlas. Creo que esto se ha perdido un poco. Blogs como el tuyo ayudan a volver a recuperar este interés por las mismas.
    Un saludo,
    Fco. Javier Tostado

    Me gusta

    • Muchísimas gracias, Francisco Javier, amigo, por tu amable felicitación y tus palabras, que sirven de estímulo para mí. Es muy cierto lo que dices sobre el interés de los médicos por las humanidades; aunque quisiera discrepar, con afecto, sobre que “esto se ha perdido un poco.” Yo -modestamente- creo que no; que lo que ocurre es que en esta época en la que tenemos acceso a tanta información que nos sobrepasa todo se diluye. Pero son muchísimos los médicos que, en distintos medios, se ocupan de las humanidades… Intentaré ser capaz, poco a poco, de demostrarlo.
      En cuanto al cuadro que nos ocupa, ya ves que enseguida el misterio ha sido resuelto. Y eso que yo pensaba que no era fácil… 🙂 Pero seguiremos jugando, no todos los días, por supuesto, sí con frecuencia, me parece divertido… y ya tengo pensado el próximo tema, que sí será fácil. Tiempo habrá, espero, para complicarlo más…
      ¡Un fuerte abrazo, mi estimado amigo!

      Me gusta

    • Clara, concisa y concreta, Rocío. Efectivamente, esa son las respuestas. Mereces un premio; aunque creo que el premio es para los demás: tu presencia aquí. 🙂
      Seguiremos jugando…
      ¡Un afectuoso y agradecido abrazo!

      Me gusta

  3. No trataré de ponerme en el lugar del pintor, sin duda hay una historia, un relato que ya se ha apuntado. Mi posición, la del observador contemporáneo que contempla y completa:
    La mujer joven es la protagonista. Belleza hasta en los poros, vestimenta deliciosa, sensualidad rebosante, erotismo, casi ofrenda, muestra sin pudor lo que hay en ella y que el pasmado hombrecillo del fondo no sabe apreciar y no parece saber disfrutar. Está por ello verdaderamente enfadada. Y con razón.
    El hombrecillo parapetado en su armadura parece decir que lo suyo es la guerra, motivo por lo que todo lo demás es secundario, incluído el amor y el goce. La bella nos muestra las herramientas, simbólicas, martillo y clavo, con las que haría saltar ese duro cráneo de metal.
    La abuelita masca la tragedia y reza al cielo. Será la suegra, de uno o de otro, posiblemente la madre del caballero que se interpone con afán protector y que también utiliza la única herramienta de que dispone, la plegaria.
    Y yo, observador, ¿con que me quedo?
    Me encanta la bella, me quedo con su erotismo y sensualidad que ni el enfado logra aminorar, de hecho ella ni lo intenta, más bien lo realza. Y me quedo con la lección. En la vida hay otras cosas, no sólo el trabajo. ‘El que sólo medicina sabe….’
    Gracias, Francisco por esta propuesta.

    Le gusta a 1 persona

    • José Antonio, amigo, me ha encantado tu comentario. ¡Me ha encantado! Poco tiene que ver con la historia en la que se basa el cuadro, la verdad; pero amo la imaginación, la fantasía… lo que has hecho me alegra y me satisface mucho. Por eso, te lo agradezco de corazón y te invito a que nos regales a todos, en lo sucesivo (no siempre, pero sí a veces, te prometo que ocasiones te pondré en bandeja para que nos deleites) comentarios tan encantadores como éste.
      Gracias, amigo. Muchas gracias y un fuerte abrazo.

      Me gusta

  4. ¡Encantador el juego Señor Doña, así nos divertimos sanamente!, pienso que si los gobernantes jugasen de vez en cuando a estos sanos entretenimientos, mejor les saldría las cosas. Aquí lo que valoro más de la protagonista, aunque en vuelta en ropajes lujosos pero atención rudos como su expresión, esos pliegues del vestido son fuertes, no aprecio belleza en la joven pero sí un mérito que tiene ciertas mujeres, la fortaleza, que no es poco.

    La escena a mi me dice que el caballero así un tanto a lo suyo, pero que en la vida, en momentos muy difíciles es la mujer precisamente la que tiene más decisión segura, se equivoque o no, pero muy decidida y valerosa como si de un impulso involuntario del corazón se dirigiese a enfrentarse y luchar por lo que quiere salvar o defender, como María Pacheco la Comunera de Castilla, el dolor de cabeza de Carlos V. También fue una mujer la primera que se enfrentó a Steve Jobbs, la tenía harta profesionalmente…y no se las pensó con un cuchillo se dirigió al despacho del jefe…todos los compañeros( hombres) se quedaron impactados.

    Con lo que mejor me quedo es con el Rezo de la Señora mayor, nacemos desnudos y morimos desnudos, así que en la sociedad a veces estamos solos o desnudos pero el Rezo y esa conexión con los Cielos, es inmensa, estar en contacto con la Mujer más especial, la Virgen María y su hijo, de ello sabría mucho Felipe II y su padre Carlos, así como sus consejeros espirituales…

    Espléndido Cuadro Señor Doña. Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

  5. Me parece muy brillante la idea del pintor de mostrar a una mujer natural, físicamente normal, ni fea ni guapa, es una apreciación muy realista del pintor, comprendo que a otras personas les pueda parecer bella la protagonista, porque la apreciación de la belleza sabemos que es algo relativo, como leer un libro, cada cual saca sus propias conclusiones, y a lo mejor mi apreciación no es acertada.

    Creo que el pintor ha querido más realzar la personalidad que no el físico y un tanto simpático el pintor, porque parece como si quisiera decirnos lo que realmente decimos la mayoría coloquialmente, no soy ni fea/o ni guapa/o, normal.

    Le gusta a 1 persona

  6. El Rostro Manifiesto del Caballero muy real y preciso por parte del pintor, asume lo que tiene presente ante sus ojos, un verdadero asumir, sin temor ni un esconderse ni con penalidades…Alta Aceptación por parte del Militar, no es cualquier cosa. La Señora implorando a los Cielos y a Dios por la suerte del Presente y la Joven…hacia adelante…Impresionante escena la del cuadro.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: