El hombre del piano

Robert McGinnis

Esta noche toca descansar. Mañana será otro día. Hoy me apetece dormir pronto. Leeré algo (procuro hacerlo siempre que puedo) y antes escucharé un poco de música. Hace tiempo que quería volver a oír una canción que me acompañó buena parte de mi juventud y que, sin embargo, descubrí no hace mucho que es también una de las canciones favoritas de mis hijas, ahora que tienen la edad que yo tenía entonces… Y probablemente les seguirá gustando cuando pasen veintitantos años, como me sigue gustando a mí.

Billy Joel, un músico neoyorquino, nacido en el Bronx, compuso Piano Man, la canción que se convertiría en su primer gran éxito, la que habla de un viejo perdedor, precisamente con la edad de mis hijas y la mía cuando quedé fascinado por su canción. En 1973 Billy Joel cumplía 24 años… Desde entonces, y espero que sea por mucho tiempo, no ha dejado de cantarla.

En 1980, Victor Manuel San José edita en España el disco “Con las manos llenas”, un rotundo éxito que, en gran parte, sin duda, se debió a la magnífica adaptación que realizó de la canción de Billy Joel. El hombre del piano quedaría ya para siempre unida a la carrera musical de Ana Belén.

No creo que sea necesario comparar las interpretaciones… Simplemente, hay que difrutar escuchándolas.

Seguramente habías escuchado ya ambas versiones. Quizás te ocurra como a mí, que no prefiero una ni otra, me encantan las dos. Pero puede que, como yo, hasta hoy, no conozcas esta otra versión que dejo al final, a modo de regalo para ti (y para mí): el autor, Billy Joel, la canta con el gran Elton John que nos obsequia, además, unas estupendas improvisaciones al piano.

*La imágen de la cabecera es obra del pintor e ilustrador norteamericano Robert McGinnis.

Anuncios

    • Completamente de acuerdo en la segunda parte de su comentario, mi estimado José Antonio, “no compiten, se potencian”. Pero, en la primera, exagera bastante… que la palabra “maestro” es muy grande para mi. No obstante agradezco de corazón lo dicho y me alegro de heber dispensado las mejores vitaminas. Gracias, muchas gracias, y un afectuoso abrazo.

      Me gusta

    • Gracias por el buen consejo… 🙂 Parece que me vieras de verdad. Y, como ya tenemos algo de confianza, te voy a confesar un secreto. El otro día era un “recurso literario” -si se me permite la expresión- pero esta noche sí que es verdad… ya mismo me voy a dormir. Hoy sí que toca descansar. 😉

      Muchas gracias, una vez más, y un fuerte abrazo.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: